Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘regaños’

ofelia-lopez-perez.jpg

Mi madre, Mami, Ofelia, y para tantos: Fella, Pella y Ofe, cumple años, y cuánto anhelo que cumpla muchos más, al lado mío y de sus nietos y su biznieto, y los otros que vendrán. Madre es una palabra maravillosa, pero ella la convierte en divina.

Mami con cerquillo en butaca de mimbre

Nació el 10 de noviembre de 1925, en Cienfuegos. Su signo zodiacal es el escorpión y en el horóscopo chino, el buey.

Mami y abuela Amparo

Mami y abuela Amparo.

Yo le deseo todo el amor del mundo, para hoy y para siempre, pero no tengo que hacerlo, ella es amada por cuantos la conocen. Es de origen griego el nombre de Ofelia, se deriva del término griego ‘Ofeles’: ‘Aquella que siempre está dispuesta a ayudar’, ¡y qué bien le hace honor a su nombre! Se preocupa por todos, a los que ayuda y les brinda la frase de cariño, el consejo oportuno.

Mami con mi tío José Ramón

Mami y mi único tío, José Ramón.

Es Fella para su hermano José Ramón, sus tíos, sus primos y los que la conocieron en su juventud; ya quedan pocos, pero que la quieren muchísimo. Y Ofelia, para los que la conocieron mucho después, en Santa Clara.

Mami, mi madrina Chencha, mi prima Carmita, mi amiguita Maritza y yo

Mami, mi madrina Chencha, mi prima Carmita, mi amiguita Maritza y yo.

Pella, para sus nietos (mis hijos Abel y Abdel), su biznieto Andy, mis nueras Katy y Yoli, mi prima Rita y sus descendientes, mis amigos, los vecinos más allegados.

Mami con Andy de 10 meses

Mami con su biznieto Andy.

Así le comenzó a decir mi hijo Abel cuando empezó a hablar, y por supuesto, mi hijo Abdel lo imitó, y así sucesivamente. También le dicen Pella las gemelas Roxana y Rose Mary, que queremos como si fueran de la familia, y los suyos.

Linamarys

Ofe fue invención exclusiva de Linamarys, la niña que cuidó tantos años para que su mami pudiera trabajar y que la adoraba. Tanto, que cuando su papá le estaba enseñando los números, y no se acordaba del ocho, cuando él le propuso: “O…”, ella enseguida contestó: “¡Ofe!” Ahora le dicen Ofe también su hermanito David y sus padres.

Mami con Israelito, mi sobrino trotamundos

Mami y mi sobrino postizo trotamundos.

Para mí siempre ha sido Mami. Ya cumple 83 años. Son muchos, pero no lo parece. Siempre está dispuesta. Todavía está ágil, y le encanta salir para la bodega, la placita, y no deja de visitar a los vecinos enfermos. ¿Será por eso que algunos te dicen patica caliente?…

Mami conmigo en brazos, su prima hermana Alicia y mi primita Carmita

Mami conmigo en brazos, su prima hermana Alicia y mi primita Carmita

Sé que a veces no me doy el tiempo para decirle cuánto la quiero. Y sé que hago mal, pero es que soy así. El cariño lo expreso en otras formas, a mi manera. Ella lo sabe, aunque yo no se lo diga. No nos damos cuenta de que lo que no hicimos o no dijimos a tiempo nos dolerá algún día y lo lamentaremos siempre, sobre todo si es a quien nos trajo a la vida, y no solamente nos la dio, sino que nos entregó la suya.

Mami conmigo

Mami y yo.

Hace poco recibí un email con un mensaje muy educativo que se llama: Padres malos… hijos buenos, y enseguida me vino a la mente la madre “mala” que me hizo una hija buena. Siempre se preocupó por mi salud, mis tareas de la escuela. En la adolescencia y la juventud, y un poquito más allá, quiénes eran mis amigos, a qué hora regresaba de las fiestas. Mami, ¿te acuerdas cuando salías con el papá de Martica a buscarnos si no habíamos regresado del pre? Tremendo acompañante era Marcos, siempre dispuesto, y tan grande lo veíamos desde nuestra estatura de adolescente que le decíamos el mastodonte. ¿O cuando atrasabas el reloj para que solo tú y yo supiéramos a qué hora había regresado por la noche?

Mami y yo en el pasillo

Mami y yo.

Piensa que aún tiene que cuidarme. Se preocupa todavía si no he regresado del trabajo, y me llama por teléfono: ¿Te falta mucho? No importa si es de día o de noche, su inquietud es la misma. Y durante mis varias visitas al quirófano, estoy segura de que ha sufrido junto conmigo, incluso, mucho más que yo.

Mami y mi hermana Cary

Mami y mi hermana Cary.

Ella es, y ha sido, mi madre, mi padre, no porque no lo tuviera, sino porque no viví a su lado, y por supuesto, no lo tuve cuando más lo necesité, aunque lo quise muchísimo; también, mis abuelos, porque la materna murió cuando mi mamá era una niña y los otros vivían lejos… Por eso la admiro tanto, porque sé de todos los trabajos que pasó para criarme, educarme, mantenerme. Sus enseñanzas y su ejemplo valieron la pena. Se lo agradezco infinitamente.

Mami, Angelito, Abel, Abdel y yo

Mami, Angelito, Abel, Abdel y yo.

No puedo pasar por alto que gracias a ella pude seguir trabajando cuando tuve a mi primer hijo, Abel, pues no le dieron capacidad para un círculo infantil hasta los cinco años, y ella, muy amorosa, lo recibía con los brazos abiertos cada mañana. Y aunque Abdel sí pudo comenzar en el círculo más temprano, también requirió de sus cuidados cuando fue necesario. Siempre me ayudó en todo con ellos, cuando no vivía con ella y cuando regresé a su casa.

Mami con Andy cargado (9 meses, ya tiene 2 años y medio), mis hijos, mis nueras y yo

Mami, al centro con Andy, Abdel, Katy, Amparo, Yoli y Abel.

Mami, ¡TE DESEAMOS UN FELIZ CUMPLEAÑOS! Permíteme poder felicitarte muchos años más. Gracias por todo tu amor, tus desvelos, y hasta tus regaños y persecuciones. ¡Me han servido tanto!

Anuncios

Read Full Post »