Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘santaclareña’

Hoy, 10 de junio, a las 8:30 en el cine Chaplin, en La Habana, la actriz cubana Eslinda Nuñez (Santa Clara) recibirá el Premio Nacional de Cine 2011. Entre los filmes en que ha actuado están: El otro Cristóbal, Lucía, Memorias del subdesarrollo, La primera carga al machete, Amada. En teatro: La casa de Bernarda Alba, Los días de la guerra y Santa Camila de la Habana Vieja.
También hoy, pero a las 7:30 en el Centro Cultural ICAIC, será la apertura de una exposición de los personajes que protagonizó Eslinda Núñez durante su vida en la cinematografía.
Mi colega Osvaldo Rojas Garay nos presenta una entrevista con esta actriz del séptimo arte.

NO DUDES QUE UN DÍA REGRESE A SANTA CLARA


lucia2.jpg

Cuando Eslinda Núñez Pérez llegó a La Habana y se enroló en Teatro Estudio, hubo quienes le pronosticaron una carrera de comediante.
Pero un buen día del año 1963, se le presentó la oportunidad de trabajar en el filme El otro Cristóbal, del director francés Armand Gatti. Así comenzó una extensa carrera cinematográfica que convirtió a esta santaclareña —junto a la cienfueguera Daisy Granados— en uno de los rostros femeninos emblemáticos del cine cubano en el período revolucionario.
Para una mujer que intervino en los clásicos de nuestra pantalla grande, Memorias del subdesarrollo y Lucía, el Premio Nacional de Cine 2011, que le fuera entregado en el cine Chaplin, es un reconocimiento que se veía venir. Particularmente, no me sorprendió.
—Para una actriz tan laureada a lo largo de su carrera, ¿qué de especial puede significar este premio?
—Realmente este premio hace a una pensar en qué ha hecho durante toda la vida. Es un momento de reflexión, meditación y felicidad.
«He visto cómo un trabajo de casi 50 años ha sido recompensado. Estuve entre las finalistas en muchas ocasiones, y al fin me tocó. Lo que más me ha halagado es la repercusión en la gente, una repercusión tan linda, ante la cual una se da cuenta de que tuvo un valor todo el sacrificio y la lucha por realizar mejor mi trabajo.»
—¿Cómo se enteró del galardón?
—Me llamaron a la dirección del ICAIC. Fue un momento muy emotivo, y entonces empecé a disfrutar, a pesar de la gripe que sufría por esos días.
—¿Quiénes le vinieron a la mente en ese momento de alegría?
—Tengo que agradecer a muchos, pero siempre pienso en Humberto Solás, una persona que me apoyó en toda mi carrera. Me estimulaba a presentarme en los castings, incluso, prácticamente me obligó a que fuera al del filme El jinete sin cabeza.

eslinda.JPG
Eslinda Núñez, Humberto Solás y Jorge Herrera
en el Festival de Cine de Moscú 1969.

«También le estoy agradecida a Saúl Yelín, un hombre muy culto que cuando yo estaba recién llegada de Santa Clara me ayudó en los momentos difíciles.»
—Hablando de Humberto Solás, y a casi 43 años del estreno, ¿qué le ha aportado Lucía a la cinematografía cubana?
—Le dio una luz larga. Lucía fue algo realmente descollante, muy especial, porque explica, a través de tres mujeres, una serie de verdades propias del mundo femenino. Es una película que mantiene su juventud.
—Después de este filme, le ofrecieron varios proyectos con personajes de niñas románticas, tiernas. ¿Cómo logró escapar de esa etiqueta?

(más…)

Read Full Post »

Roly Berrío, el cantautor de Santa Clara, se presentará en el Centro Cultural CPC Argüello, Córdoba, Argentina, del 22 al 29 de mayo: Desde Cuba solo canciones. Roly es integrante de La Trovuntivitis santaclareña.

Roly Berrío en Córdoba

Read Full Post »

Siempre abogo por cuidar nuestro patrimonio, pero desgraciadamente no ocurren mis deseos, a diario vemos cómo desaparecen tarjas, o parte de ellas, cómo existen monumentos mutilados. Mi colega Narciso Fernández Ramírez ha hecho este trabajo, incluidas las fotos, para dar a conocer el maltrato de que es centro el monumento a la fundción de la villa de la Gloriosa Santa Clara:

LETRAS QUE PIERDE LA HISTORIA

100_1847-large1.JPG

Obsérvese lo imposible que resulta leer el nombre de las familias remedianas que fundaron Santa Clara, y cómo se deterioran las columnas de mármol por la depredación de aquellos que las utilizan para dejar constancia de su incultura.

En 1926 se aprobó por primera vez en Cuba la enseñanza de la Historia Local, loable iniciativa del historiador y pedagogo Ramiro Guerra Sánchez, que representó un importante paso en el conocimiento y amor por la historia patria.
Por entonces, y como asignatura independiente, era estudiada en el tercer grado de la escuela primaria y dotaba a los niños del indispensable sentimiento de cariño por el terruño local.
Un principio sustentaba la novedosa idea pedagógica: no se puede defender la Patria Grande si no se conoce al detalle la historia de la Patria Chica; del lugar donde se nace, de la cuadra, del barrio. Allí realmente es donde están las raíces del verdadero patriotismo, aquellas que en un futuro nos harán dar la vida por Cuba y el mundo.
Con el decurso, los planes de estudio sufrieron reiteradas modificaciones, y hoy la Historia Local se inserta a partir del quinto grado, con mayores o menores aciertos, dentro de la de Cuba.
Lamentable, entonces, resulta observar cómo un lugar relevante de la historia de Santa Clara se encuentra en un estado de deterioro tal que reclama la actuación de todos.
Me refiero al monumento que perpetúa el nacimiento de la ciudad, ubicado en el Parque del Carmen, y que fuera erigido en honor de las 18 familias remedianas que dieron origen a la actual capital de Villa Clara.
Una visita en horas del mediodía de la pasada semana nos permitió constatar que quedan muy pocas de las letras grabadas en bronce, las cuales relacionaban los nombres de las familias que allí hicieron la primera misa.
100_1854-large1.JPG

También la incursión —hecha a sugerencia de amantes de la historia santaclareña— hizo notar lo rayadas que estaban todas y cada una de las 18 columnas de mármol gris, que, de mayor a menor y en forma circular, dan fe del hecho fundacional. Estaban garabateadas con nombres que, por supuesto, nada tienen que ver con los de nuestros padres fundadores.
Por suerte, el tamarindo que rememora tan significativo suceso goza de buena salud, y en esas apacibles horas del mediodía  mecía sus ramas ante las tenues brisas que provenían de las alturas del Capiro.
También, por suerte, un grupo de niños de sexto grado llegó allí para ensayar una tabla gimnástica, y nos bastó una rápida pregunta para constatar que sí conocían del hecho histórico y de dónde procedían los primeros fundadores.
No estamos en los tiempos en que el primer historiador santaclareño, Manuel Dionisio González, se lamentase de que nada hubiese que recordase el momento fundacional de Santa Clara, y cito: «Hoy, después de tantos años, nadie acaso habrá que conserve ni  la menor idea de ese hecho importante […]; siendo de deplorarse que, cuando en otras partes se han erigido monumentos, para conservar con la veneración que se debe esos sitios sagrados, en Villaclara, permanezca abandonado a la profanación, el que debiera ser objeto de nuestras atenciones, aunque no fuera más que para la memoria que encierra uno de los principales sucesos de nuestra historia.»
Ya ese monumento existe desde 1951. Por él, y en nombre de esa historia local que debemos seguir contando a las nuevas generaciones de pilongos, nos corresponde detener el deterioro de esa joya del patrimonio citadino y arribar a otro 15 de julio sin que a la Gloriosa Santa Clara y a su tricentenaria historia le falten esas valiosas letras.

Read Full Post »

Carolina Rodríguez SuárezUna misiva de puño y letra del Apóstol muestra su apego a la patriota villaclareña.

Una joya de la literatura hispanoamericana es el epistolario martiano, cuajado de cartas hermosas de índole diversa, que van desde las encendidas de amor hasta las serenas y conmovedoras dedicadas a la Patria y a su adorada Cuba.
Dentro de este vasto epistolario se encuentra la correspondencia que estableciera el Apóstol con una ilustre villaclareña: Carolina Rodríguez Suárez, la Patriota, quien nació en Santa Clara el 25 de noviembre de 1826 y falleció, en la propia ciudad, el 2 de junio de 1899, apenas cuatro meses después de haber regresado del forzado exilio.
Varias fueron las cartas de Martí a cubana tan abnegada y valiente, con méritos conspirativos acumulados desde la guerra de 1868, que vivía y trabajaba en Tampa sin merma de su espíritu revolucionario y con el brillo aún de libertad en sus gastadas pupilas, a pesar de su ancianidad.

(más…)

Read Full Post »

Isaily Pérez González (Isa)

Isaily Pérez González (Isa) es una joven poetisa santaclareña y editora principal de la Editorial Sed de Belleza. Nació en 1975.

Es graduada en Licenciatura en Letras por la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas y de la  Especialidad en Edición de Textos.

(más…)

Read Full Post »

23 de agosto de 1960. Constitución de la Federación de Mujeres Cubanas<img id="image379916" alt="Flores secas, de René Portocarrero” src=”https://verbiclara.files.wordpress.com/2011/06/cuadro_flores_secas-portocarrero.jpg&#8221; align=”middle” class=”imgcentro” />
“Cada mujer debiera llamarse maravilla”, expresó José Martí al referirse a ese perfecto complemento del hombre, sin el cual la vida no tendría razón de ser.

Ahora que agosto se viste de su perfume, vale recordar a tantas féminas, en particular villaclareñas, que con su talento, bondad y amor han contribuido a hacer grande nuestra Patria.

Desde la casi desconocida santaclareña Carolina Rodríguez, la Patriota del Silencio; la inolvidable Marta Abreu de Estévez; la nonagenaria Margot Machado, madre de Julio y Quintín Pino, y, finalmente, las mujeres de hoy, anónimas heroínas de una epopeya que cada día ayudan a construir con su sudor y ternura; imprescindibles en este recuento de medio siglo de Revolución y 48 años de fundada la Federación de Mujeres Cubanas.

¡Cómo no mencionar en estas loas a Carolina Rodríguez, quien se entregó a la independencia de Cuba y murió pobre y abandonada en su humilde casa del Callejón del Carmen, calle que hoy se honra con su nombre!

(más…)

Read Full Post »

La distancia
La distancia clava su dimensión sobre la multitud.
Alguien remueve el estertor de los rincones y
avanzar el pie es un signo que apacigua
el halo de los cuerpos. Si de pronto, la lluvia
empapa es un llamado de las eras, un lapso donde
volverse niño desenvaina las grandes madrugadas,
ese desorden que la distancia enfila a duras penas
para tenderlo hacia detrás y hacia delante
como un infinito y un cosmos alígero entre dientes.
Si de pronto suena una trompeta callejera, los acordes
conminan a los cuerpos que en lo lejano siguen cerca
y son un cardumen colorido, estrepitoso y distanciado
donde cada uno es un grano de la arcilla, un polen
imposible de unir o separar, imposible de hacer magma.

(más…)

Read Full Post »