Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Sócrates’

sicofantas

Por Ricardo Soca

En la antigua ciudad griega, la organización del Estado y la formulación del Derecho eran muy diferentes de los que hoy conocemos. Por ejemplo, no existían los fiscales, de manera que cualquier ciudadano podía acusar a otro ante la Asamblea del Pueblo, la Eklesía (cuyo nombre dio origen a la palabra iglesia) aunque, como ocurre aún hoy, a muchos les gustaba la función más que a otros y la ejercían regularmente y con cierto deleite. Eran los sicofantes o sicofantas, que hoy llamaríamos según los casos acusadores, delatores o soplones. Los sicofantes cumplían ciertamente una función social en la sociedad griega, aunque la moderna institución de la fiscalía los haya tornado hoy seres despreciables en ciertas circunstancias. (más…)

Anuncios

Read Full Post »

Gráfica de Marcelo Saratella.

Octubre
19

Hace dos mil quinientos años, al alba de un día como hoy, Sócrates paseaba con Glaucón, hermano de Platón, en los alrededores del Pireo.

Glaucón contó la historia de un pastor del reino de Lidia, que una vez encontró un anillo, se lo colocó en un dedo y al rato se dio cuenta de que nadie lo veía. Aquel anillo mágico lo volvía invisible al os ojo de los demás.
(más…)

Read Full Post »

La frase manida: “La juventud está perdida” ha llevado a mi colega Mercedes Rodríguez García a adentrarse en el tema desde el lado de acá, del lado de los jóvenes, para demostrarnos que no está perdida, sino que los tiempos cambian, y que todos fuimos jóvenes, pero cada cual en su época. Siempre los de esas edades entre la adolescencia y la adultez han sido arriesgados, creativos, atrevidos, impulsivos… Que los mayores hagan un conteo regresivo y analicen cómo eran cuando tenían esa edad es uno de los objetivos por lo que publico este post.

torso-tatuado.jpg

Foto de la autora.  

Siete cursos compartiendo dentro y fuera del aula con estudiantes universitarios me facultan para emitir consideraciones y consejos acerca de los jóvenes, a quienes muchas veces se les califica de contestatarios, descreídos, irreverentes, rebeldes, autosuficientes, y otras cualidades que, francamente, no comparto de manera general y absoluta, vengan de donde vengan, incluso, de pedagogos, sociólogos, psicólogos o filósofos de bien ganada reputación en el ámbito académico.
En otros espacios y en disímiles ocasiones y circunstancias, personas de las más variadas profesiones y oficios refieren, además, que son difíciles de entender, egoístas, consumistas, independientes, tolerantes y con poco sentido del deber y del sacrificio, y, por tanto, confiesan «observarlos con preocupación». (más…)

Read Full Post »