Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Teresita Fernández’

Estaré varios días de vacaciones, tendré a mi hijo y a mi nieto que viven en Matanzas en la casa, por lo que no podré publicar, pero les dejo con este post en pro de ayudar a los animales desvalidos:

Hace unos meses apareció en el patio de mi casa un gato muy feo, muy flaco, muy dañado. Me recordaba a Vinagrito. Fue blanco y negro, ahora solamente le quedan negros los pelos de la cabeza, los que una vez fueron de ese color están rojizos. La nariz llena de arañazos y cicatrices.

 

sdc10920-small.JPG

En ocasiones pienso que tiene su retraso, no dudo que le hayan dado golpes, porque si ve la escoba cuando barro el patio, huye despavorido. A veces se le olvida que está comiendo y se entretiene con cualquier cosa, y al mostrarle de nuevo el plato, viene raudo y veloz como si fuera la primera vez que lo ve. Siempre tiene su patita derecha extendida y cuando se va a acostar, pasa mucho trabajo para doblar las patitas delanteras, me imagino que le duelen.

sdc10922-small.JPG

Estaba muy hambriento, pero con este tiempo que ha pasado ya ha aumentado un poco de peso y se ve algo mejor. Muchos me critican, no me interesa, amo a los animales y sobre todo a los gatos.

sdc10921-small.JPG

Cuando llego a la casa se arrebata por entrar, soy la única que le ha dado cariño, la que le pasa la mano por la cabeza, entonces se vuelve un ovillo. Creo que me entiende cuando le canto esa canción de la cantautora santaclareña Teresita Fernández: “A las cosas que son feas ponles un poco de amor […]”

LO FEO

En una palangana vieja
sembré violetas para ti.
En una palangana vieja
sembré violetas para ti
y estando cerca del río
en un caracol vacío
en un caracol vacío
guardé un lucero para ti.

En una botella rota
guardé un cocuyo para ti,
en una botella rota
guardé un cocuyo para ti
y en una cerca sin brillo
se enredaba el coralillo,
se enredaba el coralillo
floreciendo para ti.

Alita de cucaracha
llevada hasta el hormiguero,
alita de cucaracha
llevada hasta el hormiguero,
así quiero que en mi muerte,
así quiero que en mi muerte,
así quiero que en mi muerte
me lleven al cementerio.

Basurero, basurero
que nadie quiere mirar,
basurero, basurero
que nadie quiere mirar,
pero si sale la luna,
pero si sale la luna,
pero si sale la luna
tus latas van a brillar.

A las cosas que son feas
ponles un poco de amor,
a las cosas que son feas
ponles un poco de amor
y verás que la tristeza,
y verás que la tristeza,
y verás que la tristeza
va cambiando de color.
  

Enlaces a temas relacionados con Teresita Fernández:

Nuestra Teresita Fernández, Premio Nacional de Música 2009

Violetas para Teresita

Conversación en Santa Clara con Teresita Fernández (Poesía de Arístides Vega Chapú)

Read Full Post »

No pude evitar la gran satisfacción de encontrar en mis alertas de Google este trabajo del recientemente graduado de Periodismo Yoelvis Lázaro Moreno Fernández, en nuestra Universidad Central, y ese aroma de violetas para Teresita Fernández, cantautora, pedagoga cubana (Santa Clara) y Premio Nacional de la Música 2009. Eran dos temas de mi interés, porque Yoelvis ha devenido desde antes de graduarse en excelente reportero y he sentido mucho placer al saber de ese premio. He aquí las

VIOLETAS PARA TERESITA

Violetas

Hace algunos días una buena noticia llenó de agrado a muchos de los que crecimos a la escucha de esa copla divina que tantas veces nos convidó a cantar en nuestros años de infancia, por el sano pretexto de tener todos el corazón feliz, feliz, feliz.
La cantautora y pedagoga cubana Teresita Fernández García, acaba de merecer el Premio Nacional de Música 2009, máximo galardón que entrega el Instituto Cubano de la Música y el Ministerio de Cultura en la Isla por la obra de toda una vida.
Con tono justo y agradecido, ahora vuelve a sentirse el maullido alegre de un felino avinagrado que nació hace varias décadas para calibrar de ternuras el mundo sonoro de los niños, y hacernos saber, entre arpegios de guitarras, que la verdadera poesía puede habitar hasta en el molde descuidado de un simple gato de papel, por mucho que parezca de algodón.
Y es que el siempre jubiloso Vinagrito, como tantos otros personajes y tantas otras canciones que viven resguardadas privilegiadamente entre las manos y la fantasía de la gran trovadora, vienen a ser esos duendes sonoros que, despojados de toda cursilería y de toda metáfora ramplona, reverencian la humildad de este mundo con un lirismo sencillo pero penetrante, sin choteos ni atrevimientos desmedidos ni alusiones morbosas.
¡Qué admirable ese acto de creación que en nombre de lo feo, no necesitó fanfarrias ni lentejuelas expresivas ni calcos sentimentales, para armonizar símbolos y música ante la rara apariencia de un basurero, confinado a enamorar solo en las noches de brillo y de trasluz junto a la Luna!
¡Qué reconfortante ese otro tejido de espíritus y melodías, en el que se hilvanan a corazón latiente los tiernos versos de la poetisa chilena Gabriela Mistral, en una ronda que no excluye, sino que suma, al compás de un diálogo entre rosas y esperanzas, como si los niños fuesen flores… y nada más!
Cuentan que, a sus cuatro años, ya Teresita modulaba voces frente a los micrófonos de una emisora en Santa Clara, su ciudad natal, y que con solo dos décadas de vida ya era maestra normalista y había recibido el título de Doctora en Pedagogía, condición que para bien se afincó sobre su profunda vocación formativa y su sensible apego por los que aprenden.
Poseída desde joven por el pensamiento y la obra del Apóstol como una martiana instruida por sí misma en el ejercicio poético y cadencioso de la enseñanza, jamás ha dejado de considerarse una maestra que canta, cuando de igual forma pudiera autodefinirse como una cantante que educa, a juzgar por su calidad autoral y el valor didáctico y perceptible de sus composiciones.
Amante de lo bohemio, juglar de verso fino y tabaco en mano, fecunda artesana de la fe y los amigos, mujer tranquila entre ladridos de perros y maullidos de gatos, sin temerle a ese óxido mugriento que con los años acaba desvencijando el cuerpo de cualquier palangana vieja.
Pero la suya, la de Teresita, es algo diferente, legendaria, fabuladora, algo así como una especie de jardín del alma que jamás conocerá de mohos ni herrumbres, por perfumarse, como parto fértil de la tierra, con el sincero olor de sus violetas.

Tomado de Juventud Rebelde

Read Full Post »

Teresita FernándezDigo nuestra Teresita Fernández, porque aparece casi en todas las noticias como la cantautora cubana, pero es bueno que todos sepan que es villaclareña, y más: de Santa Clara. Este 20 de diciembre cumplirá 70 años, y ya era hora de que recibiera el Premio Nacional de la Música, porque es una gran apasionada de ese género y sobre todo, de la infantil. ¿Cuántos niños no habrán disfrutado de sus preciosas y educativas canciones? Cómo no recordar El gatico Vinagrito, Lo feo, Muñeca de trapo... Su nombre es imprescindible cuando se hable de la música cubana.
Este Premio es el más alto reconocimiento que conceden el Ministerio de Cultura y el Instituto Cubano de la Música, cada año, a la obra de toda una vida. La entrega oficial se hará en acto público dentro de los próximos días.
Me he alegrado muchísimo con este premio. ¡Felicidades, Teresita! Sé que el pueblo de Cuba se siente muy contento como yo de que se lo hayan otorgado. Y tenemos el corazón feliz, como su canción.

Conversación con Teresita Fernández. Arístides Vega Chapú

Read Full Post »

Teresita Fernández, trovadora y cantautora, compositora de tantas canciones infantiles que los niños cubanos agradecen, nació en la ciudad de Santa Clara, el 20 de diciembre de 1930. A ella también le cantó Arístides Vega Chapú.

Teresita Fernández 

Ella siempre estuvo en el río cercano a la casa,
protegiendo el indefenso horizonte
que con violencia traga un agua tan antigua
como el mundo,
cuidando de los más necesitados,
sobre el movedizo Bélico
del que beben solo los bueyes su penetrante
olor a vísceras,
sobre el agua turbia como el lodo
y la nostalgia de las mañanas del San Juan,
bajo la extraña luna que en su noche
ilumina la desplomada pestilencia del Bélico
donde se bañaban nuestras inocentes abuelas
cuando la transparencia,
dejándose ver por los pobres de Marta Abreu,

(más…)

Read Full Post »

« Newer Posts