Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘terremoto’

Parodiando el título de esa obra cumbre de Alejo Carpentier: El Reino de este mundo, Martha Guadalupe Romero explica de una manera concisa, pero contundente, las verdaderas causas de la situación de Haití y que la respuesta debe ser amplia, comprometida, sustentable, solidaria, sin nuevas ataduras coloniales.

Terremoto en Haití

Terremoto en Haití

HAITÍ, EL REINO DE OTRO MUNDO


“¿Pero qué es la historia de América toda,
sino una crónica de lo real-maravilloso?”
Alejo Carpentier

Haití comparte el mismo territorio que República Dominicana, de hecho, la isla entera fue bautizada como La Española a la llegada de los colonizadores. Las disputas territoriales entre las metrópolis por las colonias, fue la razón por la que Haití quedó en manos francesas, mediante el tratado de Basilea de 1795, poniendo fin a la guerra entre Francia y España que estableció que la primera devolvía los territorios ocupados a España y a su vez, España cedía a Francia la parte española de la isla de Santo Domingo.
En 1804, más de 400 mil esclavos negros —literalmente cazados en África— lograron su independencia de los colonos blancos que los subyugaron durante décadas. Haití fue el primer país independiente de nuestra región. De manos de los revolucionarios haitianos, el Libertador Simón Bolívar recibió armas y dinero, a cambio de abolir la esclavitud en los territorios liberados, bajo la visión de que la independencia de toda América aseguraría la propia. La historia de Haití está repleta de disputas de poder, de intervenciones extranjeras. Así continuó la desventura del país de Mackandal, el mítico líder rebelde, capturado y quemado públicamente pero convertido en mariposa en el imaginario de los esclavos.
El terremoto ocurrido hace unos días es una tragedia de proporciones inimaginables, constituye hoy por hoy el mayor desafío para toda nuestra región, en esta nueva década. No es que en Centroamérica no hayamos sufrido terremotos, inundaciones, sequías, huracanes y otras catástrofes, es que el desastre que ya sufría Haití antes del terremoto supera con creces lo imaginable.
En este país alrededor de un 60% de los hogares rurales sufren inseguridad alimentaria crónica y un 20% son extremadamente vulnerables. Se calcula que un 32% de los hogares en las zonas urbanas sufren inseguridad alimentaria de manera cotidiana. Según el PNUD, el 54% de la población vive con menos de un dólar al día. La tasa de analfabetismo es aproximadamente de un 40% y menos de la mitad de la población tiene acceso a los servicios de salud, agua potable y saneamiento.
En 2006, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) informó los resultados del primer censo realizado en Haití después de dos décadas: la mitad de la población haitiana es menor de 20 años, menos de la mitad de los niños en edad escolar asisten a clases y el desempleo se encuentra en un 33%. El censo, el primero en 24 años, también reveló que Haití tiene la mayor tasa de mortalidad materna y la mayor prevalencia de VIH-SIDA en el Hemisferio Occidental. El Índice de Desarrollo Humano de Haití es el número 150 de 177 países que evalúa anualmente el PNUD (entre más alto el número, menor el desarrollo humano). Aproximadamente el 50% de la población haitiana depende de remesas familiares.
El año pasado, a propósito de que el ex presidente estadounidense Bill Clinton fue nombrado enviado especial de la ONU en Haití, el Comandante Fidel Castro en una de sus magistrales reflexiones afirmaba que nada se puede improvisar en Haití. Durante una reciente visita a España, el presidente dominicano, Leonel Fernández, expresó que la integración de Haití a Iberoamérica es un acto de reparación.
Haití es una responsabilidad compartida, especialmente de los países desarrollados. No se trata de ayuda de emergencia para paliar la tragedia del terremoto, no se trata de cincuenta o cien mil muertos; el país entero está sumido en la tragedia. Haití requiere una responsabilidad moral mundial con soporte económico suficiente y sin manipulaciones políticas de ningún tipo. El terremoto podría tomarse como una oportunidad para de una vez por todas revertir la situación de miseria en la que agoniza Haití y que representa, sin duda alguna, una vergüenza mundial.

Desesperación en Haití

Esta desesperación está por todas partes

Definitivamente no se puede improvisar. No más conferencias mundiales, no más diagnósticos, no más racismo, no más discriminación, no más rapiña sobre Haití. Respuesta amplia, comprometida, sustentable, solidaria, sin nuevas ataduras coloniales.

Cubadebate

Read Full Post »

Fidel Castro RuzEn la Reflexión del 14 de enero, dos días después de la catástrofe de Haití que destruyó ese hermano y vecino país, escribí: “Cuba, a pesar de ser un país pobre y bloqueado, desde hace años viene cooperando con el pueblo haitiano. Alrededor de 400 médicos y especialistas de la salud prestan cooperación gratuita al pueblo haitiano. En 127 de las 137 comunas del país laboran todos los días nuestros médicos. Por otro lado, no menos de 400 jóvenes haitianos se han formado como médicos en nuestra Patria. Trabajarán ahora con el refuerzo de médicos nuestros que viajaron ayer para salvar vidas en esta crítica situación. Pueden movilizarse, por lo tanto, sin especial esfuerzo, hasta mil médicos y especialistas de la salud que ya están casi todos allí y dispuestos a cooperar con cualquier otro Estado que desee salvar vidas haitianas y rehabilitar heridos.”
“La situación es difícil -nos comunicó la jefa de la Brigada Médica Cubana- pero hemos comenzado ya a salvar vidas.”
Hora tras hora, de día y de noche, en las pocas instalaciones que quedaron en pie, en casas de campaña o en parques y lugares abiertos, por temor de la población a nuevos temblores, los profesionales cubanos de la salud comenzaron a laborar sin descanso.
La situación era más grave que lo imaginado inicialmente. Decenas de miles de heridos clamaban por auxilio en las calles de Puerto Príncipe, y un número incalculable de personas yacían, vivas o muertas, bajo las ruinas de barro o adobe con que habían sido construidas las viviendas de la inmensa mayoría de la población. Edificios, incluso más sólidos, se derrumbaron. Fue necesario además localizar, en medio de los barrios destruidos, a los médicos haitianos graduados de la ELAM, muchos de los cuales fueron afectados directa o indirectamente por la tragedia.
Funcionarios de Naciones Unidas quedaron atrapados en varios de sus albergues y se perdieron decenas de vidas, incluidos varios de los jefes de la MINUSTAH, una fuerza de Naciones Unidas, y se desconocía el destino de cientos de otros miembros de su personal.

(más…)

Read Full Post »

haiti-22.jpgCentenares de haitianos asistieron este martes, entre la resignación y la ira, al impresionante aterrizaje de varios helicópteros de tropas estadounidenses en el Palacio presidencial, en un acto considerado por muchos una pérdida de la soberanía.

“Es una ocupación. El palacio es el país, representa nuestro poder, es nuestro rostro, nuestro orgullo”, critica Feodor Desanges.

Una semana después del terremoto que devastó la capital haitiana y dejó entre 100 mil y 200 mil muertos, esta fue la primera vez que los haitianos pudieron observar a las tropas enviadas por Estados Unidos en el centro de la ciudad.

“No los he visto distribuyendo comida en el centro de la ciudad, donde la gente necesita urgentemente agua, alimentos y medicamentos. Esto se parece más a una ocupación”, lanza Wilson Guillaume, estudiante haitiano de 25 años.

Al menos cuatro helicópteros trasladaron a alrededor de un centenar de soldados paracaidistas de la 82ª división aerotransportada hasta el interior del recinto, ante la mirada atónita de centenares de haitianos, que perdieron sus casas en el sismo y viven como refugiados en los jardines que rodean el palacio.

“El problema es que nuestro gobierno no es bueno. Lo que está ocurriendo hoy en Puerto Príncipe es una vergüenza para la historia y la independencia de Haití”, agrega Feodor Desanges.

Las tropas estadounidenses, apostadas hasta el momento en los alrededores del aeropuerto, trajeron consigo abundante agua y comida al palacio, aparentemente con la intención de instalar una pequeña base de apoyo.

Tras las rejas del recinto, centenares de haitianos, muchos de ellos niños, gritaban a los soldados que les dieran agua y comida al verlos descargar sus provisiones.

“¿Vinieron a ayudarnos? ¿Nos traen ayuda ya?”, preguntaban los damnificados por el sismo, apretados unos contra otros contra los barrotes de hierro que protegen el recinto.

Una hora después, los soldados abandonaron a pie el palacio para custodiar el hospital general de Haití, desbordado por los heridos.

A su paso, los gritos de “bienvenidos” y “gracias” se mezclaban con los de “váyanse a casa” y “no nos ocupen”.

“La prioridad para ellos es el poder y no dar seguridad al pueblo. Por eso empiezan por el aeropuerto y por el palacio presidencial”, lanzó Antoine, que perdió su casa y vive con su familia en los jardines de los Campos de Marte, frente al palacio presidencial.

Davilmar Jonas no duda en contradecir a su compatriota y subrayar que hay “muchos haitianos” que sí creen en las buenas intenciones de Estados Unidos.

“Creo que Estados Unidos sí tiene voluntad de ayudarnos y podremos trabajar juntos en levantar de nuevo el país. No sé por qué empezaron ocupando nuestro palacio pero ellos sí quieren echarnos una mano”, asegura este funcionario público.

Para Herold Line, profesor haitiano, no es un problema si los estadounidenses toman el palacio presidencial si de verdad luego comienzan a extenderse por la ciudad.

“Lo que importa es que nos ayuden a reconstruir el Estado y las instituciones públicas que son inexistentes”, explica.

“La prioridad es sacar a los últimos supervivientes de debajo de las piedras, prevenir una epidemia y dar de comer y beber a los miles de damnificados”, agrega.

Pasados siete días del sismo, miles de haitianos que quedaron sin hogar han abandonado la ciudad mientras muchos otros siguen viviendo en las calles y esperando ayuda internacional.

“La prioridad de Estados Unidos debe ser encontrar un lugar digno para todos estos refugiados”, considera Clarisse, una madre de familia que observa con desencanto la llegada de un nuevo helicóptero estadounidense al palacio.

“Si tuviera frente a mí al señor Barack Obama le diría que lo que necesitamos es seguridad. Hay miles de personas sin hogar, no hay Estado y la calle está llena de bandidos”, asegura por su parte Nicolas Fritz.

El presidente estadounidense Barack Obama tiene previsto enviar a Haití un impresionante dispositivo de ayuda que incluye un contingente de 10 mil soldados.

SOBREVIVIR, EL MAYOR DESAFÍO

Al cumplirse este martes una semana del sismo que devastó esta capital, tal parece que el peor castigo para muchos de los sobrevivientes fue escapar con vida del voraz terremoto.

(más…)

Read Full Post »

Todos sabemos las verdaderas intenciones de “ayudar” a Haití que tienen los Estados Unidos. Ayer, las imágenes televisadas demostraban el indiscutible propósito. Además, están interfiriendo en la coordinación en la distribución de la ayuda y provocan la congestión en el aeropuerto. Prensa Latina con los detalles:

Avión estadounidense en Haití

Washington, 19 ene (PL) Un devastador terremoto dejó a Haití a expensas de la solidaridad internacional, pero cuando todos anuncian envíos de médicos, medicinas y alimentos, Estados Unidos envía equipos de guerra y militares en una misión declarada de seguridad.
Miles de efectivos norteamericanos llegan a la nación caribeña desde el jueves pasado, tras el sismo de gran escala dos días antes.
Ya se encuentran allí los soldados de la 82 División Aerotransportada de Infantería del Ejército, una unidad expedicionaria de la Infantería de Marina, el portaaviones USS Carl Vinson y un buque hospital de la Marina.
El ejército estadounidense controla el aeropuerto de Puerto Príncipe, y varios países denuncian la presencia militar de Washington en la región, cuando lo que se necesita -advierten- más que uniformados, son ayudas urgentes de socorro.
Francia, Venezuela, Nicaragua, Brasil, son algunas de las naciones que han alertado ya del peligro de la infiltración militar estadounidense en Haití, además de quejarse de la falta de coordinación en la distribución de la ayuda y la congestión en el aeropuerto.
El domingo último, Obama emitió un comunicado junto al gobierno haitiano, para justificar el despliegue militar en ese país.
Alegó en el documento, según el Departamento de Estado, que el presidente haitiano, René Preval, solicitó a Washington, a la Organización de Naciones Unidas y los socios internacionales, asistir, como sea necesario, para aumentar la seguridad.
Desde que los soldados estadounidenses llegaron a Haití, los politólogos avizoran las consecuencias de las fuerzas militares en la tierra devastada.
La Casa Blanca intenta liderar los esfuerzos de la comunidad internacional para socorrer a los damnificados y agilizar las tareas de rescate y reconstrucción, dicen.
Para ello ha enviado equipos militares, especialistas castrenses, suministros y personal médico, y anunció la entrega de 100 millones de dólares para la ayuda inminente de los afectados, agregaron.
Haití es víctima hoy de su peor catástrofe en 200 años, luego de que en 2008 sufriera los impactos de cuatro huracanes seguidos, destacan especialistas.
Sin embargo, lo que para unos es ruina y subsistencia, para otros es política. Expertos aseguran que esta es la primera crisis humanitaria que afronta Obama y una oportunidad para demostrar el liderazgo imperial en la región.
El malestar internacional no es injustificado, casi una semana después del terremoto, Estados Unidos, que ha desplegado el mayor esfuerzo humanitario de su reciente historia, superará la cifra de 14 mil soldados en el país caribeño.
Mas este lunes el vicepresidente, Joseph Biden, aseguró que su gobierno mantiene un fuerte compromiso a largo plazo para ayudar a la recuperación de Haití.
Durante una ceremonia de celebración del Día de Martin Luther King (líder afroamericano de derechos civiles), indicó ante estudiantes haitianos que la ayuda seguirá creciendo. Quizás al mismo ritmo lo harán los soldados y equipos militares.
El terremoto, ocurrido el martes, dejó sin vivienda a un millón y medio de haitianos, heridos contabilizados en 250 mil, y ha quitado la vida a más de 70 mil personas, número que seguirá creciendo con los días.

rc/ggr 

Read Full Post »

La situación en Haití luego del devastador sismo ha conmocionado al mundo, y muy especialmente a mí, que no dejo de pensar en las víctimas, los fallecidos, los huérfanos, los heridos. Fidel me ha impresionado mucho con esta reflexión, como siempre, tan atinada y que incita a la reflexión y valga la redundancia—y a la solidaridad con ese pueblo, el más pobre de América:

LA LECCIÓN DE HAITÍ

Fidel Castro RuzDesde hace dos días, casi a las 6 de la tarde, hora de Cuba, ya de noche en Haití por su ubicación geográfica, las emisoras de televisión comenzaron a divulgar noticias de que un violento terremoto, con magnitud de 7,3 en la escala Richter, había golpeado severamente a Puerto Príncipe. El fenómeno sísmico se había originado en una falla tectónica ubicada en el mar, a sólo 15 kilómetros de la capital haitiana, una ciudad donde el 80% de la población habita casas endebles construidas con adobe y barro.
Las noticias continuaron casi sin interrupción durante horas. No había imágenes, pero se afirmaba que muchos edificios públicos, hospitales, escuelas e instalaciones de construcción más sólida se reportaban colapsadas. He leído que un terremoto de magnitud 7,3 equivale a la energía liberada por una explosión igual a 400 mil toneladas de TNT.
Descripciones trágicas eran transmitidas. Los heridos en las calles reclamaban a gritos auxilios médicos, rodeados de ruinas con familias sepultadas. Nadie, sin embargo, había podido transmitir imagen alguna durante muchas horas.
La noticia nos tomó a todos por sorpresa. Muchos escuchábamos con frecuencia informaciones sobre huracanes y grandes inundaciones en Haití, pero ignorábamos que el vecino país corría riesgo de un gran terremoto. Salió a relucir esta vez que hace 200 años se había producido un gran sismo en esa ciudad, que seguramente tendría unos pocos miles de habitantes.
A las 12 de la noche no se mencionaba todavía una cifra aproximada de víctimas. Altos jefes de Naciones Unidas y varios Jefes de Gobierno hablaban de los conmovedores sucesos y anunciaban el envío de brigadas de socorro. Como hay desplegadas allí tropas de la MINUSTAH, fuerzas de Naciones Unidas de diversos países, algunos ministros de defensa hablaban de posibles bajas entre su personal.
Fue realmente en la mañana de ayer miércoles cuando comenzaron a llegar tristes noticias sobre enormes bajas humanas en la población, e incluso instituciones como Naciones Unidas mencionaban que algunas de sus edificaciones en ese país habían colapsado, una palabra que no dice nada de por sí o podía significar mucho.
Durante horas ininterrumpidas continuaron llegando noticias cada vez más traumáticas de la situación en ese hermano país. Se discutían cifras de víctimas mortales que fluctúan, según versiones, entre 30 mil y 100 mil. Las imágenes son desoladoras; es evidente que el desastroso acontecimiento ha recibido amplia divulgación mundial, y muchos gobiernos, sinceramente conmovidos, realizan esfuerzos por cooperar en la medida de sus recursos.
La tragedia conmueve de buena fe a gran número de personas, en especial las de carácter natural. Pero tal vez muy pocos se detienen a pensar por qué Haití es un país tan pobre. ¿Por qué su población depende casi en un 50 por ciento de las remesas familiares que se reciben del exterior? ¿Por qué no analizar también las realidades que conducen a la situación actual de Haití y sus enormes sufrimientos?

(más…)

Read Full Post »

Anoche en el noticiero quedé aterrorizada con la noticia del sismo de 7,3 grados en la escala de Richter que azotó a la hermana isla de Haití. Sentí gran opresión en el corazón porque además de los materiales que se ven por TV, tengo una amiga doctora, Bárbara Iriarte, que estuvo allí por dos años y sus vivencias son tan desgarradoras en cuanto a cómo viven los haitianos, la pobreza, falta de electricidad. Recuerdo que una vez me comentó por correo, después de un accidente múltiple que ocurrió en Gonaives: “No sé qué sería de ellos sin nosotros aquí”. Y eso no lo he olvidado nunca.

Cuando escuché la cantidad de edificios derrumbados o hundidos, me espanté, creo que esa es la palabra precisa, que me desvelé. Cuántos muertos, cuántos niños muertos o huérfanos habrá. Miles. El epicentro del devastador terremoto se localizó a 15 km al suroeste de Puerto Príncipe, con una profundidad de 10 km.

sismo-en-haiti.jpg

Infografía de AP

Aplaudo al cuerpo de rescate venezolano y a la Fuerza de Tareas Humanitarias Simón Bolívar que ayudará en la búsqueda de personas, así como el envío por parte de su gobierno de alimentos y medicinas para los damnificados. También se han pronunciado en ayudar: Nicaragua, República Dominicana, México, Panamá, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, la ONU. Por supuesto, Cuba no se quedará detrás. Ya allí existe una brigada de médicos que presta servicios y de seguro se enviarán más, así como cualquier otro tipo de ayuda material.

Temo por los cubanos que viven cercanos, sobre todo los de Baracoa, y el Oriente de nuestro país, pero sé que se ha tomado las medidas pertinentes. Por ese lado debemos estar tranquilos, Cuba cuenta con un sistema de Defensa Civil extraordinario y capaz.

Trabajadores publicó esta nota de la Defensa Civil:

Nota informativa de la Defensa Civil de Cuba

El Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil de Cuba emitió hoy una nota en la que refiere que a las 16:53 horas se produjo un sismo de 7 grados de magnitud con epicentro en los 18,45 grados latitud Norte y 72,45 longitud Oeste, en la localidad de Carrefour, a 15 kilómetros de puerto Príncipe, la capital de Haití, con una réplica a las 17:00 horas de magnitud 5,9.
Estos movimientos sísmicos fueron perceptibles en varios puntos de la región suroriental de nuestro país y activaron el sistema de alerta por tsunami del Caribe con amenazas para Cuba, Bahamas y República Dominicana, reportado por la cadena televisiva CNN.
Se alertó sobre esta amenaza a las autoridades de las provincias de Guantánamo y Santiago de Cuba. Hasta el momento no se reporta sobreelevación del mar en ningún punto costero de estos territorios.
Se continúa recopilando información sobre las afectaciones producidas por el sismo en Haití y se mantiene la vigilancia sobre posibles réplicas y el nivel del mar en las provincias orientales, concluye la nota de la DC.

Read Full Post »

TeatroLa presentación de Una fogata al borde del cielo, la dedicó el grupo Teatro Laboratorio al Día de la Prensa Cubana en Villa Clara.

Con una presentación especial de la obra Una fogata al borde del cielo, el grupo Teatro Laboratorio congratuló a periodistas de Villa Clara por la celebración del Día de la Prensa Cubana, el 14 de marzo.
Roberto Orihuela, director de la compañía, señaló que la puesta en escena constituye una versión libre del libro Los niños del infortunio, del poeta venezolano Tarek William Saab, acerca de las vivencias de la misión médica de la Isla en Paquistán, luego del terremoto que azotó a ese país en 2005.

(más…)

Read Full Post »

« Newer Posts