Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Ubaldito’

Alba y Ubaldo

Alba con su hijo Ubaldo, el día de su boda.

Mi hermana Alba cumplió años: ¡Felicidades, mi hermanita! Aunque creo que ya no queremos cumplir ni un añito más ni tú ni yo. Pero estamos vivas que es lo fundamental y con muchos deseos de vivir. Fuiste a ver a Virginia, se alegró mucho, pero regresaste muy agotada, aunque valió la pena, ella se alegró muchísimo y conversaron con Cary, lástima que yo haya quedado acá, fuera del jolgorio, es que no siempre ocurre lo que una quiere. Hoy nos veremos acá, por suerte, dentro de muy poco.

Alba es un amor, muy buena, yo diría que demasiado, muchas veces le he dicho que si es de azúcar, se la comerán las hormigas, parafraseando el refranero popular.

Tiene un hijo muy buen mozo, cariñoso, que se llama Ubaldo (que cumplió años el mes pasado y que debí escribir algo sobre él pero estaba de vacaciones), y este a su vez a Ubaldito. Ambos Ubaldos son los mayores amores de Alba, y no es para menos, los hijos y los nietos son nuestra continuación. Lo digo por experiencia.

Ubaldito

Su nieto Ubaldito.

Además es una excelente hija y hermana, también esto me toca de muy cerca.

Le encantó Andy, mi nieto cuando lo conoció. No es que me ciegue la pasión, no, pero ese nieto mío tiene un encanto muy peculiar.

Alba y Andy

Con mi nieto Andy.

Lástima, mi hermana, que estemos algo lejos, tú en ese Cienfuegos que tanto encantó a Benny Moré (Cienfuegos es la ciudad, que más me gusta a mí) y a mí también, es mi cuna, y yo en Santa Clara, inspiradora asimismo de canciones como ese Rucu rucu a Santa Clara de Irakere.

¡Te deseamos felicidad y salud no solo en tu cumpleaños, sino todos los días!

 

Anuncios

Read Full Post »

Llegó otro 25 de febrero, y aunque ya no estás aquí, no dejo de pensar que fuera tu cumpleaños. No tengo tantas vivencias a tu lado, pero las pocas que existen las guardo con muchísimo cariño. Recuerdo los domingos que venías desde Cienfuegos hasta Santa Clara para verme, llevarme a pasear, traerme aquellos juegos de zapaticos y cartera que tanto me gustaban, porque en eso del arte de la zapatería no había quién te ganara. Eras muy creativo.
Esta foto es la que siempre me gustó y la que he guardado durante tantos años en un sitio especial. De tanto manosearla…

Alberto Ballester García
No olvido el día en que nos volvimos a ver después de aquel tiempo tan largo y triste; pero que nos unió de nuevo hasta el final. Cómo se divertían mis hijos Abel y Abdel cuando les hacías cuentos y les decías Coñito, coñito. Era una fiesta para ellos ir a verte. Menos cuando estuviste tan mal en el hospital, lo sentían mucho. Abdel cada vez se parece más a ti físicamente

Amparo, Cary, Virginia y Alba Ballester

Tus hijas, las cuatro hermanas Ballester, Alba, Cary, Virginia y yo, te agradecemos mucho que lograras unirnos. Fuiste estupendo. Nos queremos mucho, aunque estemos lejos unas de otras. Lástima que no conozcas a tus dos biznietos, Ubaldito y Andy, tan lindos y tan inteligentes.
A Ubaldito le fascina pintar, como a su papá. A Andy le gusta recitar, quizás tenga el bichito de la poesía, como tú. Todavía tengo los poemas que me diste a guardar. También le gusta bailar, eso es cuestión de herencia, tú tienes parte en esto también.
Llegó otro 25 de febrero, cumplirías 92 años, pero te fuiste antes de tiempo, nos faltaron tantas cosas por hacer, por contarnos. Te recuerdo siempre. Quisiera tanto tenerte acá.

Read Full Post »