Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘UCLV’

1

Miguel Barnet recibió el el título de Doctor Honoris Causa en Ciencias Literarias por la Facultad de Humanidades de la UCLV de manos del Dr. Andrés Castro Alegría, rector de la casa de altos estudios. (Foto: Francisnet Díaz Rondón)

Por Francisnet Díaz Rondón y Alejandro Gavilanes Pérez, estudiante de Periodismo

«Santa Clara es mi segunda pequeña patria y por eso este “Honoris Causa” significa más para mí que cualquier otro». Expresó el Doctor Miguel Barnet Lanza en sus palabras de agradecimiento al recibir, en la mañana de este miércoles 20 de enero, el título de Doctor Honoris Causa en Ciencias Literarias, otorgado por la Facultad de Humanidades de la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas (UCLV).

(más…)

Read Full Post »

Universidad (FILEminimizer)

Foto: Daniela Hernández

Por Daniela Hernández, Idalia Vázquez y Narciso Fernández

Ayer 30 de noviembre la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas estuvo de cumpleaños. Seis décadas de historia y resultados científicos, con un alumnado orgulloso de pertenecer a uno de los centros más prestigiosos del país. Esta institución, la más multidisciplinaria de la Educación Superior, aporta un valor especial a Santa Clara y a la región central de Cuba.
Cuántos graduados desde entonces, cuántos estudiantes caminaron por sus aulas, cuántos profesores crecieron allí, y, sobre todo, cuántos jóvenes dieron gracias por la confianza, las amistades y el futuro sembrado en una universidad que bien sabe contar su historia y ser digna de ella.

LUCHA POR UNA UNIVERSIDAD

Aunque fue creada oficialmente por la Ley 16 del 22 de noviembre de 1948 y existe una foto del entonces presidente de la República, Carlos Prío Socarrás, cuando ponía la primera piedra el 11 de febrero de 1952, la lucha por tener una universidad en el centro de Cuba se remonta muchos años atrás.
Sueño acariciado desde el siglo xix por hombres como el poeta Gabriel de la Concepción Valdés, Plácido, y el patriota santaclareño Eduardo Machado Gómez, que se fortaleció a partir de 1937 con la creación de la Comisión Gestora Pro Universidad en la cual participó lo mejor de la intelectualidad villareña de la época.
La institución inició su primer curso académico el domingo 30 de noviembre de 1952. El lugar escogido para levantar el complejo universitario fue la finca Santa Bárbara, de 14 caballerías, ubicada al noreste de la ciudad de Santa Clara, con excelentes condiciones naturales y relativamente alejada del centro urbano.
Para esa fecha inaugural, solo estaba terminado el edificio de Humanidades-Educación. En el acto solemne usaron de la palabra, entre otros, el rector Pedro Martín Camps y Camps y el Dr. Felipe Calcines, rector de la Universidad de Oriente. En nombre de los profesores habló el destacado pedagogo Dr. Medardo Vitier Guanche.
Refiere la síntesis histórica de la institución, que la matrícula costaba 60.00 pesos anuales. Los primeros 615 alumnos estaban distribuidos por carreras de la forma siguiente: Pedagogía (287), Ciencias Comerciales (146), Idioma Inglés (85), Filosofía y Letras (29), Ingeniería Química Industrial (27), Perito Químico Azucarero (25) e Ingeniería Agronómica (16).
Las actividades académicas en el período de 1952 a 1957 —último curso antes del triunfo de la Revolución— estuvieron marcadas por las contradicciones propias de la república neocolonial y una activa lucha contra la dictadura de Fulgencio Batista.
De las aulas universitarias villareñas emergieron líderes sobresalientes como el estudiante de Ciencias Comerciales Ramón Pando Ferrer, quien encabezó la creación, en 1955, del primer Comité Pro-FEU Central, y Agustín Gómez-Lubián Urioste, Chiqui; caídos ambos en el fragor de las acciones contra la dictadura.
También la Universidad acogió la primera comandancia rebelde durante la toma de Santa Clara. Allí el Che Guevara ultimó los detalles para el asedio de la ciudad, y en sus recintos se confeccionó propaganda revolucionaria y se fabricaron los cocteles Molotov.
De sus predios partió el buldócer que levantó la vía férrea y provocó el descarrilamiento del tren blindado que traía refuerzos militares. Además, en el aula no. 1 del edificio de Humanidades funcionó el hospital de campaña donde fueron atendidos los heridos y velados los cuerpos de los rebeldes caídos en combate.

FIDEL Y EL CHE, DOS FIGURAS IMPRESCINDIBLES

La sexagenaria historia de la UCLV no podría contarse sin estos dos líderes, que marcaron pautas con su asidua presencia. La primera visita de Fidel Castro ocurrió el 16 de marzo de 1959 para inaugurar la Biblioteca Central.
Después de una multitudinaria bienvenida frente al edificio de Ciencias, Fidel habló a los estudiantes y profesores en el Auditórium, actual Teatro Universitario. Allí expresó la idea de construir la Ciudad Universitaria Abel Santamaría con un presupuesto de 2 500 000 pesos, un sueño materializado apenas dos años después.
Ya en 1962, el Comandante en Jefe podía decir con legítimo orgullo: «Esa magnífica universidad que hay en Las Villas».
La última visita suya al prestigioso centro ocurrió el 26 de julio de 2004, en ocasión de la sede ganada por Villa Clara por el aniversario 51 de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes. Fidel habló en el Teatro Universitario y dedicó su discurso al entonces presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, a quien calificó de personaje siniestro que amenazaba y calumniaba a Cuba.
También el Che dejó allí una huella indeleble. Emblemático resulta su discurso del 28 de diciembre de 1959, en ocasión de su investidura como Doctor Honoris Causa de la Facultad de Pedagogía, cuando instó a la Universidad Central a pintarse con los colores del pueblo: «Y qué tengo que decirle a la Universidad como artículo primero, como función especial de su vida en esta Cuba nueva, le tengo que decir que se pinte de negro, que se pinte de mulato, no solo entre los alumnos, sino también entre los profesores; que se pinte de obrero y de campesino, que se pinte de pueblo, porque la Universidad no es patrimonio de nadie y pertenece al pueblo de Cuba».
El 2 de febrero de 1962 el Comandante Guevara inauguró el curso escolar 1962-1963. Un destacado profesor, el Dr. Juan Virgilio López Palacio, recuerda que el Che rememoró el momento de su investidura de Doctor Honoris Causa y, como siempre, el impacto en el auditorio resultó extraordinario.
Mostró interés por la Escuela de Agronomía y en la producción de alcoholes derivados de la caña de azúcar en el centralito existente en la Universidad.

EN LOS PREDIOS DE LA EXCELENCIA

Más allá de los años vividos y la historia acumulada, los resultados docentes, investigativos y extensionistas de la UCLV la convierten en una fuente de sapiencia y cultura, tal como la soñaron sus fundadores.
El centro cuenta con una matrícula superior a los 5 000 alumnos en el curso diurno, distribuidos en 13 facultades, donde se estudian 33 carreras. Posee además el mayor número de becarios del país y su cifra histórica de graduados supera los 52 000 alumnos.
Refiere el rector Dr. Andrés Castro Alegría que en los primeros años de la Revolución la casa de altos estudios formó, de manera acelerada, los profesionales que trabajarían en las industrias fundadas por el Che. Nacieron así carreras como la Ingeniería Mecánica y otras necesarias para el fomento de la industria azucarera.
Pasada esta primera etapa se inició la superación del personal docente en el otrora campo socialista. Ellos sentarían las bases para el desarrollo del sistema de postgrados, maestrías y doctorados que hoy sustenta la Universidad.
En la década de los 80 del pasado siglo comenzó a gestarse la investigación en múltiples campos de la ciencia y el desarrollo de nuevos productos que la convirtieron en referente nacional e internacional.
Hoy la UCLV tiene acreditadas 24 de sus 33 carreras, único centro de la Educación Superior del país con el 100 % de las posibles a acreditar.  Estos logros, afirma Inocencio Sánchez Machado, vicerrector docente educativo, son fruto de la buena preparación del claustro y el rigor en la formación de los futuros egresados: «La acreditación es un proceso en el que trabajamos  permanentemente, a fin de alcanzar resultados favorables. Incluye la aplicación de exámenes integrales a los alumnos y una constante preparación para poder reacreditarlas cada cinco años».

UNIDAD DE LA TEORÍA CON LA PRÁCTICA

«Las investigaciones de la Universidad no pueden verse de una manera aislada, sino están dirigidas al desarrollo económico y social de la provincia y el país», asevera el Dr. Ángel Rubio González, vicerrector de Investigaciones.
Manifestó que una de las prioridades resulta la producción de alimentos y se destaca el desarrollo de nuevas variedades de granos a cargo del Centro de Investigaciones Agropecuarias (CIAP).
Allí se producen el germoplasma con destino a la Empresa de Semillas encargada de producir la simiente y venderla a los productores. En estos momentos la entidad maneja unas 15 variedades de frijoles y aporta la semilla básica de sorgo, empleado en la alimentación animal, y en la elaboración de pan y dulces para las personas celíacas, que no toleran una proteína denominada gliadina ni otras presentes en el trigo.
Rubio González resalta que investigadores de la rama energética crearon un programa de computación que simula el Sistema Electroenergético Nacional (SEN) y aplicaron un estudio del consumo eléctrico en función del ahorro en más de 50 empresas de la provincia.
También sobresale en el quehacer científico universitario la producción de fármacos, a cargo del Centro de Bioactivos Químicos (CBQ), entre ellos, el Dermofural, ungüento dermatológico con propiedades fungicidas y bactericidas para uso humano.
A ello se añaden trabajos relacionados con la protección del medio ambiente. Los investigadores de la UCLV colaboran con el Gobierno en los proyectos de desarrollo de iniciativa local con el diseño de estrategias para enfrentarlo de manera científica. Hasta la fecha han capacitado a unas 200 personas.

AIRES RENOVADORES PARA LA EXTENSIÓN UNIVERSITARIA

Desde sus orígenes, ha colocado en el centro la labor extensionista. Las cátedras honoríficas del Che y José Martí se encargan de llevar la cultura universitaria más allá de sus muros y enaltecer las figuras del Comandante Guevara y nuestro Héroe Nacional.
Destaca, de igual manera, el amplio movimiento cultural, acreedor a disímiles premios en los festivales nacionales de artistas aficionados de la FEU. Por derecho propio, brilla el grupo danzario 5 de Diciembre.
Por estos días el Teatro Universitario, principal escenario de actos, actividades culturales, y espacio de reunión de los trabajadores, recibió una reparación que incluyó la impermeabilización de la cubierta y la sustitución del falso techo, entre otras labores de reanimación. Declarado Monumento Nacional, será la sede del claustro solemne del 2 de diciembre.
Otra de las áreas beneficiadas es la Casa de la FEU, con espacios concebidos para el esparcimiento. Allí radica la librería universitaria, un salón de bailoterapia y un café literario.

CONSTRUIR MÁS BARATO

Si de resultados económicos y científicos se trata, la UCLV compite por los primeros lugares. De sus centros de estudio nacieron soluciones prácticas para la sociedad, aportes, teorías científicas encaminadas al pueblo y que constituyen el factor catalizador para que la Universidad contribuya al desarrollo local.
El Centro de Investigación y Desarrollo de Estructuras y Materiales (CIDEM) constituye una de las unidades de investigación creadas en los primeros años del período especial en la UCLV, con resultados probados en la construcción de viviendas.
Por un lado, estudia los materiales y las tecnologías de la construcción, y por otro, la modelación de problemas complejos de las estructuras del terreno, «es decir,  desarrollamos tecnologías para producir materiales y también analizamos problemas que se pueden presentar en las edificaciones y no sabemos por qué», aclara el Dr. José Fernando Martirena Hernández, en calidad de director. «Muchos nos identifican simplemente como productores de ecomateriales, porque ‘eco’ se refiere a la economía y a la ecología por el bajo consumo energético en la producción, sobre todo en el transporte, pero ‘eco’ también significa reciclaje».
Según Martirena, uno de los mayores aportes del centro se encamina a la creación de un modelo para construir las tecnologías necesarias en la producción de bloques, arena o cemento en las propias comunidades.
A finales de 2009, y con la actualización del modelo económico cubano, el Ministerio de la Construcción consideró que la alternativa podría ser viable, y las teorías del CIDEM pasaron a formar parte de la política del país. Se creó entonces la Dirección Nacional para la Producción Local de Materiales y Venta, que está cambiando el paradigma de la vivienda en Cuba.
Los nuevos talleres del CIDEM, montados en 48 municipios, tienen una capacidad de fabricar materiales para 10 000 viviendas anuales; aunque no se explotan a plenitud y dependen aún de la disponibilidad nacional de la materia prima.
Actualmente el Centro trabaja en el metakaolín, un cemento muy novedoso en Cuba que puede reducir hasta un 28 % el costo de producción (34 dólares por tonelada) y tiene propiedades ecológicas, y a partir de 2014 va a permitir venderle a la población un producto mucho más barato.
De igual forma, continúa en desarrollo el reciclaje de áridos a partir de los escombros y la elaboración de aditivos, un proyecto que estudia materias líquidas, a partir de microorganismos que favorecen la estructura de los hormigones.
«Pero nuestro gran proyecto es la estrategia municipal que integra en cada territorio la producción de materiales, la construcción de viviendas, los créditos a la población, los subsidios, el mercado de venta y la planificación física, sin generar desigualdades ni vulnerabilidades».
Con el paso de los años son múltiples los galardones que legitiman el trabajo del CIDEM. Destacan el Premio al Mayor Aporte Económico, del Ministerio de Educación Superior; el Premio Nacional de Innovación Tecnológica, del Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente, y el Premio Mundial Hábitat, del Fondo de las Naciones Unidas.

DOS GRANDES COLECCIONES

El profesor Ahmed Pupo Rodríguez califica el Jardín Botánico como una de las joyas más preciadas de la Universidad, con funciones en la docencia y la investigación.
Con 800 especies, entre ellas, ejemplares endémicos y de la flora autóctona de la zona villaclareña, diez hectáreas de extensión y un trabajo sostenido con niños y ancianos de comunidades cercanas, el jardín más grande de la provincia dota al campus de la UCLV de una diversidad floral que lo convierte en una universidad jardín.
Desde sus inicios, en la década de los 50 del pasado siglo, propició el trabajo científico con un aula, laboratorios y colecciones de semillas, frutos y maderas. De igual forma se utilizó durante años por estudiantes de las carreras de Agronomía, Medicina Veterinaria, Ingeniería Pecuaria, y en fecha más reciente, por Farmacia, Arquitectura y Biología.
«Nuestro herbario resulta una de las partes esenciales del Jardín —asegura Ahmed—, tercero de importancia en Cuba. Conserva más de 60 tipos de especies disecadas, ejemplares por los cuales se hizo la descripción de una nueva planta descubierta. Al final es una gran biblioteca vegetal con materiales imprescindibles para investigadores en Cuba y en el extranjero».
En un inmueble más alejado y no tan accesible al público, encontramos la Colección Coronado, en el quinto piso del Centro de Documentación e Información Científico-Técnica, o como la conocen todos, en la Biblioteca.
Colmada de documentos tan reveladores como cartas íntimas de Gertrudis Gómez de Avellaneda, José Martí o Antonio Maceo, tipos de madera con los cuales se imprimió el periódico Patria y manuscritos con obras inéditas del teatro bufo cubano, esta colección debe el nombre a su antiguo dueño: Francisco de Paula Coronado y Álvaro, patriota que, con la intención de contar la historia de las gestas independentistas en Cuba, se dedicó a reunir casi todo el saber de los siglos xviii y xix. En su afán aunó todo tipo de documentos: recortes de periódicos de la época, fotografías, mapas, escritos de alta especialización, en los cuales predominan la historia y la literatura extranjeras en idiomas como el latín, el griego y el español antiguo.
Mariano Rodríguez Solveira, rector de la Universidad en 1960, obtuvo la colección el 20 de febrero del mismo año por un valor de 40 000 pesos.
Un ejemplar de El Diablo Cojuelo, el primer libro científico cubano titulado Descripción de diferentes piezas de historia natural y más de 200 documentos desconocidos del Titán de Bronce, prestigian a Coronado, hoy cerrada al público.
«Para acceder resulta necesario ser investigador o estar haciendo algún trabajo de diploma —afirma José Rivero Diez, director del Centro de Documentación—, pues hay ejemplares deteriorados; aunque el estado de conservación general es aceptable, superior incluso al de la colección de los Libros Raros y Valiosos de la Biblioteca Nacional».
El proyecto para la conservación de esta joya bibliográfica se estima en unos 150 000 dólares, una cifra por ahora fuera del alcance de la Universidad y del país; no obstante, todas las medidas están tomadas para que documentos tan reveladores como los de la conspiración de Aponte, o 76 tomos de manuscritos cuyos autores son patriotas de las guerras mambisas, sigan honrando la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas.
Enumerar los mejores momentos no resulta sencillo, son muchos, pero ¿los más significativos?: el primer día, los rostros nuevos, la primera clase con la advertencia de que ya son adultos y que de ellos depende llegar al final. Tener enfrente la toga y el birrete usados por el Che, sentir su olor, jurar lealtad y respeto. La última nota, el orgullo de la madre. Han existido miles de buenos momentos en las noches de estudio, fiestas, dudas y también sufrimientos, porque cada pasillo, árbol, parque, asiento, cuenta una historia.

FOTOS DE http://www.flickr.com/photos/14020964@N02/sets/72157629027064047/

1

Construcción de la UCLV

Se pretendió en un inicio que desde una vista aérea se leyera LUZ.

Se pretendió en un inicio que desde una vista aérea se leyera LUZ.

3

4

5

Read Full Post »

Con el propósito de celebrar el 60 cumpleaños de la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas, UCLV, [Santa Clara] académicos foráneos y nacionales se reunirán  en un Coloquio Internacional que integra el programa del octavo congreso Universidad 2012.

La doctora Meli González Aróstegui, vicerrectora de extensión universitaria en el centro, confirmó que el próximo 13 de febrero en el Palacio de las Convenciones de La Habana se expondrán los principales resultados científicos de estas seis décadas de labor. (más…)

Read Full Post »

La Universidad Central Marta Abreu de Las Villas (UCLV), en Santa Clara, confirió el título de Doctora Honoris Causa a Fina García Marruz, a propuesta de las Facultades de Ciencias Sociales y Humanidades, distinción que será entregada el próximo día 27 en el Centro de Estudios Martianos, de La Habana.

La casa de altos estudios, que este año arriba al aniversario 60 de su fundación, reconoce así la valiosa trayectoria de la excelsa poetisa, dueña de una obra profundamente humanista, que ha trascendido en el panorama de la cultura cubana y universal, en la que destaca su profunda vocación martiana.

Por sus extraordinarios méritos, Josefina García-Marruz Badía, conocida como Fina, ha sido merecedora de numerosos premios y distinciones, entre las que se destacan el Premio Nacional de Literatura de Cuba (1990), el Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda (2007) y el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (2011), además del Premio Federico García Lorca en el 2011. (más…)

Read Full Post »