Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘villaclareño’

Pedro Llanes, al cual conozco por su profesión de poeta principalmente, nos representa en Feria del Libro en Fráncfort, Alemania. Además de poeta es narrador, ensayista, dramaturgo y traductor, y ha merecido importantes premios literarios tanto en Cuba como en el extranjero. Mi colega Luis Machado Ordetx con los detalles:

ESCRITOR VILLACLAREÑO EN FERIA DE FRÁNCFORF

El escritor villaclareño Pedro Llanes Delgado (Placetas, 1962), considerado por la crítica literaria cubana o extranjera como una de las voces representativas de la poesía cubana surgida después de la octava década del pasado siglo, forma parte de la delegación de la mayor de las Antillas que interviene en la Feria del Libro en Fráncfort, Alemania, la segunda del mundo, según los observadores.

Pedro Llanes Delgado es uno de los más laureados escritores villaclareños. 

Pedro Llanes Delgado es uno de los más
laureados escritores villaclareños.

Llanes Delgado, poeta, narrador, ensayista, dramaturgo y traductor, es merecedor de importantes premios literarios de Cuba y el extranjero (de la Crítica, 1994 con Diario del Ángel, así como Nosside Caribe, 2005, y Fundación de la Ciudad de Santa Clara, 2008 y 2009, respectivamente), méritos que distinguen a su palabra lírica o reflexiva al ubicarse entre los escritores con mayores reconocimientos y una carrera promisoria en las letras hispanas.
Entre los libros de Llanes Delgado, residente en la actualidad en Santa Clara, figuran, además, Sibilancia (1996); Sonetos de la estrella rota (2000), Ícono y Ubicuidad (2000), así como El fundidor de espada (2003), Del Norte y del Sur (2009) y Poemas nocturnos para despertar a L (2010), textos en los cuales transita hacia una mayor conceptualización y la reflexión de la palabra escrita.
En la estética del villaclareño no existe un facilismo posible en la comunicación con el lector; de ahí que todas las entregas literarias que formula, tiendan a una indagación en la historia a partir de la búsqueda en los orígenes clásicos y un alejamiento de la métrica tradicional hispana.

(más…)

Read Full Post »

maria-de-los-angeles.JPG

En un lugar de tu nombre
bien sabe Dios que lo espero:
Tu nombre es como una puerta
entre la Tierra y el cielo.

María de mi dolor,
de los Ángeles, del tiempo,
María de los minutos
en los que soy casi eterno,
en un lugar de tu nombre
se acabaron los secretos.

Sé que de apenas nombrarte
puedo ahuyentar a los cuervos.
Pero ¿qué hacer con tu nombre?
María, voy a esconderlo
para que nadie más pueda
bautizar al universo.

Para que nadie pronuncie
sílabas donde cabemos
las ovejas descarriadas,
los mercaderes del templo,
los que una vez te besamos
entre recuerdo y recuerdo.
En un lugar de tu nombre
dormitan todos los versos.

Si un día te me derramas
-te me borras beso a beso-,
María de mi dolor,
de los Ángeles, del tiempo,
déjame solo tu nombre
para salvar a mis muertos,
para volver a mirar
la luz por fuera y por dentro,
para ir matando con dulces
puñaladas al silencio.

Yamil Díaz Gómez es un poeta, editor, profesor, periodista villaclareño.

Ver sobre Yamil:

Yamil, Mambrú, los dioses y los oficios

 

Letanía menor para tu mano

 

Permio Ser Fiel 2010 para Yamil Díaz Gómez


Read Full Post »

El 19 de mayo de 1895 cayó en combate nuestro José Martí, lamentable pérdida para todos los cubanos. Por eso, en este aniversario 115 de su desaparición física, escogí este poema de Norge Espinosa Mendoza:

Norge Espinosa 

Debieran pesar menos tus párpados, y el limo
de tanto verbo cívico ampararte en mejor modo.
Es larga la llovizna, y el paisaje que la mide
hierve ante tu nombre, que sabíamos Amado.

Estás
y no te vemos más que en el espasmo
que lo humedece todo, en su Constitución
que tantos generales firmaron muy de prisa,
urdiendo otra batalla, otro país,
Papel Moneda

Cárdenas. Bayamo. Ciudades que no viste
se empapan de tu nombre como de extremaunción
y ni los niños pueden, borrando la llovizna
marcar un tiempo apenas en que no estemos
habitándote.
Un parque, un mausoleo, repetidos como bustos
que doblan tu visión: eso devora la llovizna,
y los mapas siniestros que con ninguna brújula
desmentirán al mar, la soledad que nos rodea.
Llovizna, talismán, aparición, huida, encanto.
El mármol de un portal ya casi hundido te pregunta
por los antiguos fríos que te ofreció otra capital
que recorrías cegato, bizambo, desorejado
en pos de islas inciertas, casi humano temporal.

No se esfuma el olor tremendo de tu anécdota.
No cesa la llovizna
sino el mezquino tiempo que duró tu aparición.
Te vas antes de que abran sus mesas y sus manos
los húmedos civiles que supieron invocarte.
Te vas como se esfuma la silente Navidad,
y la fe cenizada con la cual sobrevivimos.
El día también canta, a su manera, los milagros.
Hoy, cuando quiero cerrarme en la llovizna
como un libro.

Norge Espinosa Mendoza, poeta, ensayista, crítico, narrador y dramaturgo villaclareño (Santa Clara, 1971)

Vea el poema Cepa de un cuerpo, de Norge Espinosa

Read Full Post »

El viejito que vende
junto a la gran pared
los gallitos de alambre
y plumas de colores puede
-y esto es el colmo de la gloria-
depositar en nuestro corazón
las prendas de su ingenio
y hacernos creer, con todas las de la ley,
que de verdad asistimos
a la ceremonia de los soberanos.

Instantáneas. Ilus. Alberto Lescay

Instantáneas.  Alberto Lescay 

Y sin que la sangre corra realmente,
ni la bulla ensordezca,
ni el canto del que triunfa nos despierte
él sabe, vean qué suerte,
con qué humildad
llenarnos de ira,
de altivez,
de soberbia las manos. 

Alpidio Alonso, poeta villaclareño. De Tardos soles que miro, Casa Editora Abril, La Habana, 2007.

Enlaces a otros posts relacionados con Alpidio Alonso:

Alpidio Alonso Grau, poeta

Balada del árbol. Alpidio Alonso Grau

Amnios, nueva revista cubana de poesía

Apuntes asonantados de un diario. Alpidio Alonso Grau

Read Full Post »

Tardecitas, de Alberto Lescay

Tardecitas, de Alberto Lescay 

No son de la intemperie estos lugares
cuya frialdad nos sobrecoge tanto
y nos zambulle el rostro en el espanto
de no reconocernos en los mares
turbios de eternidad; que en altos lares
va el hombre de su senda recorriendo
los días escogidos, ya venciendo,
ya por los días de su amor vencido,
roto de luz y asombro, inadvertido
el ser que sin remedio ha sido siendo.

Uno anda así de solo con mil puertas
por arenales de verdad y olvido,
bocacalles del hambre; ajeno al ruido
de tus pasos que avanzan por inciertas
escalas que vencer en las abiertas
intemperies; y no es ni la marisma,
ni el viento simulando que se abisma
en las márgenes sordas, sino el juego
de la nada y los sueños, el trasiego
del hombre y su ilusión: la vida misma.

Alpidio Alonso, poeta villaclareño. De Tardos soles que miro, Casa Editora Abril, La Habana, 2007

Enlaces a otros posts relacionados con Alpidio Alonso:

Alpidio Alonso Grau, poeta

Balada del árbol. Alpidio Alonso Grau

Amnios, nueva revista cubana de poesía

Apuntes asonantados de un diario. Alpidio Alonso Grau

Tardos soles que miro. Alpidio Alonso Grau

Read Full Post »

En el recientemente finalizado campeonato de ajedrez, el Gran Maestro villaclareño Jesús Nogueiras hizo gala de su talento y experiencia y, contra todo pronóstico, se adjudicó el segundo lugar. Mi colega Osvaldo Rojas Garay en este trabajo pone los puntos sobre las íes, pues este veterano de los escaques se las trae, además, al referirse a su tayectoria obviaron un título, pues tiene 5 en su haber:

NOGUEIRAS, ¡COMO EL AVE FÉNIX!

GM Jesús Nogueiras

Sorprendente la actuación de Jesús Nogueiras, que, tirado a menos en los pronósticos, resucitó como el ave fénix y se alojó en la segunda plaza del campeonato cubano de ajedrez.
Cuando comenzaron a moverse las piezas en Ciego de Ávila, pocos imaginaron que llegaría hasta la mesa principal del torneo para disputarle al GM Lázaro Bruzón la corona que ha lucido en cinco ocasiones, aunque no sabemos por qué razón en las informaciones que fluyeron durante el certamen le «escamotearon» un título, al señalar que solo acumulaba cuatro.
Dos años de ausencia de estas citas y el empuje de jóvenes talentosos, como Bruzón, Yuniesky Quesada, Fidelito Corrales, Neuris Delgado y el decepcionante Holden Hernández, parecían argumentos sólidos para que a la hora de hablar de favoritos no se mencionara con fuerza a este veterano Gran Maestro que estuvo cerca de unir su nombre al del fallecido MN Rogelio Ortega, como los únicos trebejistas en conquistar la diadema en el período revolucionario pasados los 50 años de vida.
No tuvo un arranque espectacular en la fase clasificatoria. En las cinco primeras partidas sacó la mitad de los puntos debido a una victoria sobre su homólogo Omar Almeida —tercer lugar—, y tablas con los también GM Reinaldo Vera y Walter Arencibia, y el MF Pedro Jiménez. Sufrió un revés frente a Lázaro Bruzón, su victimario en la lucha por el título.
Un par de triunfos a costa del GM Yuri González y el MI Isan Ortiz lo metieron de lleno en la pugna por los cuatro boletos para los duelos decisivos. Vino entonces la derrota ante su coprovinciano Yuniesky Quesada y una riesgosa división del punto con el GM santiaguero Lelys Martínez en la última ronda, que el maestro debió intentar convertir en victoria para no comprometer su clasificación si Corrales doblegaba a Bruzón o había un triunfador en el cotejo entre Vera y el jovencito Yaser Quesada.
En definitiva, Fidelito cayó ante Bruzón y Yaser pactó el armisticio con su experimentado rival yumurino. Este último desenlace ocasionó un abrazo a 5 unidades entre un quinteto de jugadores en la cuarta posición.
El sistema de desempate benefició a Nogueiras con el cuarto boleto. De tal suerte, el remediano tuvo que lidiar en semifinales con Yuniesky Quesada —líder de la primera etapa—, a quien apartó del camino en contra de los pronósticos, luego de superarlo en la primera partida y entablar la siguiente.
Así, todo quedó listo para el match con Bruzón —vencedor de Omar Almeida en los dos cotejos—, que tenía el incentivo adicional de ver si el villaclareño era capaz de conquistar su sexto trofeo y despegarse como máximo ganador en las versiones desarrolladas después de 1959, o si, por el contrario, su calificado adversario le daba alcance en la suma de títulos.
Ocurrió lo último. Tras firmar la paz en el enfrentamiento inicial, Bruzón se impuso en el segundo cotejo, lo cual le permitió disfrutar de su quinto reinado, pues había sido monarca en 2004, 2005, 2007 y 2009.
Para Nogueiras, un meritorio subcampeonato en su participación número 22 en porfías cubanas del juego ciencia. Es la quinta vez que lo alcanza, y ello, unido a sus cinco coronaciones, lo reafirma como uno de los  mejores trebejistas criollos de todos los tiempos.
Esta posición, así como la cuarta y quinta plaza, respectivamente, de los hermanos Yuniesky y Yaser Quesada Pérez, ratifican la fuerza del ajedrez villaclareño. Por eso pensamos que a nuestro certamen provincial se le debía permitir conceder más de un cupo para la llamada Copa de Campeones, si es que esta se mantiene en el calendario de competencias.

Read Full Post »

Con gusto publiqué el 29 de diciembre el premio Alejo Carpentier obtenido por Ernesto Peña. Ahora les propongo una entrevista que le hicieron los estudiantes de Periodismo de Villa Clara: José Ernesto Nováez Guerrero y Jenny Pérez:

Ernesto Peña

Foto: Carolina Vilches Monzón

El escritor villaclareño Ernesto Peña obtuvo recientemente el prestigioso Premio Alejo Carpentier 2010, en novela, otorgado  por la Fundación que lleva el nombre del ilustre intelectual cubano y la editorial Letras Cubanas, con su obra “Una biblia perdida”.
Peña es uno de los más destacados jóvenes literatos de la provincia, quien reafirma su talento con este notorio galardón.
—Háblame de “Una biblia perdida”
—Es una novela histórica cuya trama se desarrolla en la Cuba de los años 1763 a 1812. Narra, fundamentalmente, la vida de José Antonio Aponte, uno de los mártires de nuestras luchas de emancipación, organizador de la organizador de la conspiración que lleva su apellido. Siempre hubo varios aspectos sobre esta figura que me llamaron la atención. Era un negro libre, nacido de negros libres.
«Pertenecía a la milicia de morenos de La Habana, con el grado de cabo primero. Tenía un libro de pinturas, al que hago referencia en la novela, que era una especie de biblia, cuyas obras se relacionaban unas con otras, como los vía crucis de las iglesias. En los interrogatorios que le hacen a Aponte cuando lo capturan, se ve obligado a describir el libro y reconoce que su mayor influencia desde el punto de vista ideológico proviene de lo africano, específicamente del imperio etíope. Parte de la relación bíblica de Salomón con la Reina de Saba y su descendiente, Menelik I, la dinastía salomónica de los etíopes. Traté también de rescatar un poco esa historia que no aparece en la biblia tradicional.»
—¿Cómo surge la idea del libro?
—De manera casual. Siempre me han gustado mucho las novelas de espionaje. Busqué en la historia de Cuba algo semejante a lo que uno encuentra en las novelas de John Le Carré, por ejemplo. Me topé con esta conspiración que siempre me pareció un período poco estudiado o, al menos, poco referido en la literatura.
«En el libro La conspiración de Aponte, de José Luciano Franco, conozco los personajes fundamentales involucrados en esta y percibo su verdadero alcance. Como mi interés era recrear las relaciones interpersonales basadas en la simulación, en el encubrimiento, esta conspiración vino muy a propósito para ese objetivo. Este tipo de relaciones genera un dramatismo muy interesante para cualquier novela, además de todas las cosas que le dan cierta textura novedosa, como la influencia etíope.»
—Para la realización de esta novela debiste emprender un gran trabajo investigativo, ¿cuánto tiempo te llevó la elaboración del texto?
—La escribí en un año aproximadamente. La investigación sí llevó más tiempo. Tuve la suerte de que el escritor de nuestra provincia, Yamil Díaz, me facilitó buena parte de la información, y me ahorró muchas horas de búsqueda. Encontré bastante  bibliografía en internet, sobre todo porque en estos momentos se está digitalizando el Archivo de Indias, en España, lo que me dio acceso a muchos datos importantes, como las cartas de Salvador de Muro y Salazar, Marqués de Someruelos, Capitán General de la isla en esa época. También consulté el libro Los apellidos ilustres, de María del Carmen Barcia, entre otros. 
—¿Hasta qué punto fue un reto enfrentarte a la figura de José Antonio Aponte?
—Sobre Aponte hay poca información. De los interrogatorios que le fueron realizados se conservan unos pocos; no existe ningún retrato suyo. Su libro de pinturas desapareció, solo poseemos la descripción hecha por él en los interrogatorios. Todo esto convierte en un desafío reconstruir esa figura. De hecho, su infancia, su relación con sus padres, con sus abuelos, todo es ficticio. Incluso, la conspiración, en gran parte, es inventada, por el secreto que rodea a esta serie de actividades.
—¿Qué compromiso representa para ti este premio?
—Nunca he escrito pensando en un premio. Lo hago buscando el placer estético, sobre todo. Busco que ese placer que yo siento al recrear los personajes, al verlos interactuar entre sí, se pueda comunicar a quien me lee. Siempre me ha importado más tener un público lector que un premio. Considero mi mayor compromiso seguir trabajando para las personas que quieran leerme.

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »