Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘villareños’

Melaíto es una publicación humorística de una calidad indiscutible, tanta, que considero que es la mejor del país. Ya llegaron a los 41 años, pero Pedro, Linares, Roland, Martirena y la diseñadora Celia mantienen muy joven el espíritu inicial. ¡A todos muchas felicidades en este nuevo aniversario!

Melaíto,

Melaíto, 41 años después de su fundación, continúa fiel a la estética ceñida a la óptica costumbrista e incisiva de esta publicación, que resulta un gozo para los lectores que acuden a las páginas de la publicación humorística de Villa Clara.
No importa que aquel producto artístico y periodístico, surgido entre los villareños el jueves 19 de diciembre de 1968, siga vistiendo el rótulo impuesto por sus padres fundadores y otros que luego se sumaron; tampoco resultó óbice que la carencia de papel o hasta el mal de ojo, como atestiguan algunos, redujeran su llama portentosa.
Desde hace más de una década quedaron diezmadas las tiradas; de ocho páginas pasaron a cuatro, y el olor de tinta fresca en la circulación de la semana se trastrocó en mes.
A lo lejos, divisados por un catalejo, el público —el mejor de los árbitros— descubre dónde reside un miembro de la nómina titular de la publicación villaclareña; de aquí porque desde esta provincia es gestada; pero en definitiva todos sabemos que no cree en fronteras.

Melaíto internet
Melaíto en internet.

Los lectores siguen hurtándolo y lo manosean; quedan embrujados con el ingenio opinativo de los artistas, y de mano en mano en las más insospechables latitudes aparece un encantamiento; sin duda, ante las carencias, surgieron algunos revendedores de la publicación. Sin embargo, bienvenidos sean todos —quienes los adquieren en estanquillos, lo prestan, lo regalan, lo remiten en sobres certificados, incluso aquellos que prefieren la usura—, pues, con ese conjuro, propagan una obra terminada, y que por fortuna y ante todos los avatares jamás tendrá tiempo de apagarse.

(más…)

Read Full Post »

Por Luis Machado Ordetx  y Juan Manuel Fernández Triana (especialista de la Oficina de Monumentos)
Fotos: Cortesía del Centro de Patrimonio Cultural

La memoria en su andar. — El trigo, un fundamento de los cultivos.— Otros hombres inolvidables. 

Exorcizados, al parecer, los hombres de la memoria calzan todavía diáspora de las familias que, del  vecindario de San Juan de los Remedios, Asiento del Viejo Cayo, dejaron atrás con la vista. Vereda adentro y a orillas del río de la Sabana, celebraron una misa: nacía hace 320 años, el 15 de julio de 1689, la Villa de la Gloriosa Santa Clara, un pueblo brotado por las sensibles «rencillas y alteraciones» de padres fundadores.

pie-1.jpg

Grabado del centro de la ciudad durante la
primera mitad del pasado siglo.

Así lo describe Manuel Dionisio González en Memoria de la Villa de Santa Clara y su Jurisdicción,(1) estudio monográfico que resulta insuperable para el conocimiento del devenir y la gestación de un pueblo; pero lamentablemente por tanto manoseo inescrupuloso, puede que un día desaparezca del entorno sin que deje huellas.
El historiador es categórico en su razonado juicio: «[…] propuso el cura Cristóbal Bejarano la traslación de la villa mas al interior […], á cuyo proyecto se opuso el presbítero José González de la Cruz, siempre que no se hiciera á su hato del Cupey, llamado después Santa María de Guadalupe, á pocas leguas de la población. […] El pueblo se dividió entonces en tres fracciones ó partidos; uno a favor del cura, otro que seguía al padre González, y otro que opuesto á la traslación, sostenía que la villa debía subsistir en su primitivo asiento.»(2)
El párroco González de la Cruz vociferó que San Juan de los Remedios iba a hundirse; y los pobladores solicitaron a Diego Antonio Viana de Hinojosa, capitán general de la Isla, la fundación de otro asiento, reclamo del 29 de enero de 1684; no obstante, la oposición retardó el mandato del Rey. Entre dimes y diretes, Cupey, según sesión del cabildo remediano del 5 de marzo de 1688, no era el lugar más conveniente.
Manuel Rodríguez, capitán alcalde de la Octava Villa, declaró otro asentamiento; el ubicado en el hato de Antonio Díaz. El Capitán General, con previa consulta al obispo Compostela, por fin ordenó el 15 de junio de 1689 la traslación de la población hacia el sitio previsto, y puntualizó que una vez asentada, se comenzara a llamar Gloriosa Santa Clara.

TRIGO, UNA RAREZA

En 1761, José Martín Félix de Arrate, previo a publicar Llave de Nuevo Mundo. Antemural de las  Indias Occidentales. La Habana descrita. Noticias de su fundación, anuncios y estados, un enjundioso volumen que abordó su designación de regidor perpetuo de Cuba, informó que: «La villa de Santa Clara, llamada Pueblo Nuevo, situada en el más fértil y rico territorio de la isla, pues a más de llevar cuantos frutos se cogen en ella, produce también algún oro y da con abundancia cosechas de trigo, higos, rosas y otras plantas que asemejan su país al de Andalucía».(3)

(más…)

Read Full Post »