Feeds:
Entradas
Comentarios

Foto: ©Archivo EFE / Lawrence Looi

Escuchar

Para referirse a una obra construida o edificada que se alza en una superficie, lo adecuado es emplear el verbo erguirse, no erigirse.

En diversos medios de comunicación pueden encontrarse frases como «En la misma zona, a escasos metros del coto, se erige desde el año 2012 el puente colgante de Ximonde», «Su castillo medieval se erige en una colina desde la que se puede contemplar el centro de la localidad» o «Se caracteriza por las dos pilastras de piedra de 24 m de altura en forma de arco de triunfo que se erigen a los dos lados del río».

Aunque erigir se define en el Diccionario de la lengua española como ‘fundar, instituir o levantar’, acepción adecuada para hablar de lo que alguien construye, la forma pronominal (erigirse) tiene un significado distinto: ‘Dar a alguien o algo un carácter o categoría que antes no tenía’, apropiado en ejemplos como «En el tiempo extra se erigió en protagonista absoluto para rescatar a su equipo».

Por ello, con el sentido de ‘levantarse o sobresalir sobre un plano’, especialmente aplicado a una construcción o a un edificio, el verbo pronominal indicado es erguirse, como recoge el diccionario académico.

Así pues, en los ejemplos anteriores se tendría que haber escrito «En la misma zona, a escasos metros del coto, se yergue desde el año 2012 el puente colgante de Ximonde», «Su castillo medieval se yergue en una colina desde la que se puede contemplar el centro de la localidad» y «Se caracteriza por las dos pilastras de piedra de 24 m de altura en forma de arco de triunfo que se yerguen a los dos lados del río».

Por último, hay que recordar que el verbo erguir(se) es irregular. El Diccionario panhispánico de dudas recoge como formas posibles, aunque muy raras, irgue e irguen, para el indicativo, e irga irgan, para el subjuntivo. Aparece de este modo conjugado en «Sobre el lisboeta Valle de Alcántara se irgue el acueducto de las Águas Livres».

VER TAMBIÉN

➤ erigirse (en) salvador, mejor que erigirse como salvador

De Recomendaciones de Fundéu (Fundación del Español Urgente)

Foto: ©Archivo EFE/Raúl Sanchidrián

Foto: ©Archivo EFE/Raúl Sanchidrián

Con motivo de la celebración de la Semana Santa, se recuerda en qué casos hay que emplear las mayúsculas y en cuáles las minúsculas en los términos y expresiones relacionados.

1. Períodos litúrgicos o religiosos

Tal como indica la Ortografía, los sustantivos y adjetivos que forman parte del nombre de los períodos litúrgicos o religiosos se escriben con inicial mayúsculala Cuaresma, la Semana Santa, la Pascua.

2. Denominaciones frecuentes

También se escriben con mayúscula las denominaciones Viernes de Dolores, Domingo de Ramos, Jueves Santo, Viernes Santo, Lunes de Pascua

3. Nombres de pasos y cofradías

Lo recomendable es escribir los nombres de los pasos, imágenes y cofradías con mayúsculas iniciales y sin cursiva ni comillas: La Borriquita, La Sagrada Cena, El Prendimiento, Cofradía del Cristo de la Columna, Hermandad del Cristo de la Corona…

4. Términos religiosos frecuentes

Se escriben con inicial minúscula los términos religiosos como vigilia, eucaristía, misa, confesión, comunión o procesión.

5. Forma adecuada de viacrucis

También se escribe con inicial minúscula viacrucis o vía crucis (no se considera apropiado vía-crucis).

VER TAMBIÉN

➤ Semana Santa. Guía de redacción

De Recomendaciones de Fundéu (Fundación del Español Urgente)

Los únicos verbos que en la lengua actual presentan dos participios, uno regular y otro irregular, son imprimir (imprimido/impreso), freír (freído/frito) y proveer (proveído/provisto), con sus respectivos derivados. Los dos participios pueden utilizarse indistintamente en la formación de los tiempos compuestos y de la pasiva perifrástica, aunque la preferencia por una u otra forma varíe en cada caso (véase el Diccionario panhispánico de dudas, s/v imprimirfreír, proveer):

         Hemos imprimido veinte ejemplares / Habían impreso las copias en papel fotográfico.
         Nos hemos proveído de todo lo necesario / Se había provisto de víveres abundantes.

         Las empanadillas han de ser freídas dos horas antes / Nunca había frito un huevo.

No debe asimilarse el caso de estos participios verbales irregulares con el del nutrido grupo de adjetivos procedentes de participios latinos, como abstracto (del latín abstractus, participio de abstrahere), atento (del lat. attentus, part. de attendere), confuso (del lat. confusus, part. de confundere), correcto (del lat. correctus, part. de corrigere), contracto (del lat. contractus, part. de contrahere), tinto (del lat. tinctus, part. de tingere), etc. Algunas de estas formas pueden haber funcionado como participios verbales en épocas pasadas del idioma, pero hoy funcionan solamente como adjetivos y, por lo tanto, no se usan en la formación de los tiempos compuestos ni de la voz pasiva de los verbos correspondientes (no se dice *Han contracto matrimonio o *Son correctos por el profesor, sino Han contraído matrimonio o Son corregidos por el profesor). Por lo tanto, la consideración de estos verbos como «verbos con doble participio» carece de justificación gramatical.

Tomado de Español al día

Foto: © Efe/Erik S. Lesser

Foto: © Efe/Erik S. Lesser

Escuchar

El uso del verbo descambiar con el sentido de ‘devolver una compra’ es adecuado.

Pasadas las fiestas navideñas y con la llegada de las rebajas, muchas personas acuden a los comercios a devolver productos que compraron o les regalaron. Para referirse a ello se emplea a menudo el verbo descambiar, rechazado por quienes opinan que en este caso habría que utilizar cambiar: «Si quieres descambiar el producto que has comprado, tan solo tendrás que introducirlo de vuelta en la bolsa con esa hoja de devolución rellena», «Lo único que no se puede descambiar son los electrodomésticos» o «¿Cuál es el plazo para descambiar un artículo?».

Sin embargo, como indica el Diccionario panhispánico de dudas, este sentido de descambiar, equivalente a ‘devolver una compra’, no se considera incorrecto porque no se trata más que de deshacer un cambio previo realizado en el momento de la adquisición y es un uso muy extendido en la lengua coloquial en España.

Por tanto, los ejemplos anteriores pueden considerarse apropiados.

En amplias áreas del español americano se utiliza también descambiar, pero con otro significado recogido tanto en el Diccionario de la lengua española como en el Diccionario de americanismos: ‘Convertir billetes o monedas grandes en dinero menudo equivalente o a la inversa’.

De Recomendaciones de Fundéu (Fundación del Español Urgente)

Foto: ©Pexels/Monstera

Foto: ©Pexels/Monstera

Escuchar

La escritura adecuada del adjetivo infantojuvenil es en una palabra, sin espacio ni guion, por lo que no es infanto juvenil ni infanto-juvenil.

En las noticias sobre los efectos psicológicos de la pandemia, así como en las de otros ámbitos como el deporte, no es raro encontrar ejemplos en los que esta voz se ve escrita de modo inadecuado: «Las urgencias psiquiátricas en la población infanto-juvenil aumentan un 50 %», «Se observa una gran presión asistencial en el estrato poblacional infanto juvenil» o «El ayuntamiento construirá un frontón infanto-juvenil».

Tal como explica la ortografía académica, cuando los elementos que integran un compuesto pueden funcionar de modo autónomo como adjetivos, es posible emplear el guion, como físico-químico, pero este no es el caso de infantojuvenil porque infanto no es de por sí un adjetivo, sino una forma en la que se ha modificado infantil con la terminación -o, por lo que ha de ir junto.

En cambio, el guion es válido en infantil-juvenil, variante que aparece ocasionalmente, pues infantil sí aparece sin ninguna modificación. En cualquier caso, ni en este caso ni en el anterior es adecuado emplear un espacio, por lo que no es ni infanto juvenil ni infantil juvenil.

De este modo, en los ejemplos anteriores habría sido mejor escribir: «Las urgencias psiquiátricas en la población infantojuvenil aumentan un 50 %», «Se observa una gran presión asistencial en el estrato poblacional infantojuvenil» y «El ayuntamiento construirá un frontón infantojuvenil».

De (Fundación del Español Urgente)

Foto: ©Pixabay/geralt

Foto: ©Pixabay/geralt

Escuchar

El nombre de la nueva variante del SARS-CoV-2 detectada en Sudáfrica es ómicron, con tilde en la primera o y en minúscula.

Sin embargo, no es raro encontrar en los medios de comunicación frases como «Tras la decisión de la UE y EE. UU., más países suman restricciones por la variante “Omicrón”», «Ya hay en Europa un caso confirmado de un paciente contagiado con la nueva variante Omicron» o «¿Qué sabemos de Ómicron, la nueva variante sudafricana del coronavirus?».

La nueva variante del coronavirus ha sido denominada por la Organización Mundial de la Salud con el nombre de la letra griega ómicron, que, como recoge el Diccionario de la lengua española, es una palabra esdrújula, por lo que se escribe con tilde en la primera o.

Por otro lado, y tal y como señala la Ortografía de la lengua española, tanto los nombres de las enfermedades como los de los virus y sus variantes son sustantivos comunes y, por lo tanto, lo apropiado es redactarlos con minúsculas y sin comillas ni cursiva

Así pues, en los ejemplos anteriores, lo adecuado habría sido escribir: «Tras la decisión de la UE y EE. UU., más países suman restricciones por la variante ómicron», «Ya hay en Europa un caso confirmado de un paciente contagiado con la nueva variante ómicron» y «¿Qué sabemos de ómicron, la nueva variante sudafricana del coronavirus?».

De Recomendaciones de Fundéu (Fundación del Español Urgente)

Foto: © Agencia Efe/ ETIENNE LAURENT

Escuchar

El verbo anunciar se construye sin la preposición de cuando se utiliza con el sentido de dar noticia o aviso de algo.

En los medios de comunicación se utiliza con frecuencia este verbo acompañado de la preposición de, como en «LeBron James anuncia de que no irá a los Juegos Olímpicos», «El expresidente del Barça ha anunciado de que el club apoya el proyecto de la liga europea» o «El primero en anunciar de que su país iba a suspender sus obligaciones fue Donald Trump».

Según explica el Diccionario del estudianteanunciar significa ‘hacer que (algo, especialmente un hecho futuro) se conozca o se sepa’. No es necesario añadir una preposición entre el verbo y el complemento directo (aquello que se anuncia). Utilizar el verbo con de puede deberse a un cruce con otros verbos de significado similar, como informar o avisar, que sí pueden construirse con esa preposición. En el caso de anunciar, añadir de es una incorrección gramatical conocida como dequeísmo.

Así pues, en los ejemplos anteriores lo recomendable habría sido escribir «LeBron James anuncia que no irá a los Juegos Olímpicos», «El expresidente del Barça ha anunciado que el club apoya el proyecto de la liga europea» y «El primero en anunciar que su país iba a suspender sus obligaciones fue Donald Trump».

De Recomendaciones de Fundéu (Fundación del Español Urgente)