Feeds:
Entradas
Comentarios

Foto: ©Archivo EFE/Narong Sangnak

Escuchar

Las cepas de virus no son lo mismo que las variantes, por lo que se recomienda distinguir estas dos palabras.

En los medios de comunicación es muy común llamar cepa a lo que realmente es una variante, como se comprueba en los siguientes ejemplos: «Se confirma la presencia de la cepa británica de covid-19 en Colombia» o «La cepa india provoca las primeras restricciones de viajes en la UE».

Tal como señala el diccionario académico, una cepa es un ‘grupo de organismos emparentados, como las bacterias, los hongos o los virus, cuya ascendencia común es conocida’. El Diccionario de términos médicos, de la Real Academia Nacional de Medicina de España, puntualiza que estos conjuntos de organismos presentan rasgos comunes, determinados genéticamente, aunque sin constituir una variedad o subespecie.

Tanto una cepa como una variante implican un comportamiento diferente de un virus, pero, para que se considere una cepa, este ha de cambiar de modo significativo, lo cual no ha ocurrido hasta ahora en la actual pandemia.

En el caso concreto del coronavirus del síndrome respiratorio agudo grave, hay dos cepas: la que provoca la enfermedad conocida como SARS o SRAG, que apareció hace dos décadas, y la que provoca la COVID-19. La primera se identifica como SARS-CoV (o SARS-CoV-1) y la segunda, es decir, la que se ha extendido actualmente, como SARS-CoV-2.

Por ello, en los ejemplos anteriores lo adecuado habría sido «Se confirma la presencia de la variante británica de covid-19 en Colombia» y «La variante india provoca las primeras restricciones de viajes en la UE».

VER TAMBIÉN

➤ Nelly y Erik, nombres de dos mutaciones

➤ Coronavirus, recomendaciones lingüísticas (Especial)

De Recomendaciones de Fundéu (Fundación del Español Urgente)

Por Danilo Vega Cabrera

Foto: Pim Schalkwijk (Tomada de su perfil de Facebook)

La prensa yucateca se hizo eco por estos días del deceso de José Luis Rodríguez de Armas, el Chino, a causa de complicaciones renales. Nacido en Santa Clara en 1951, se estableció en Mérida hace 30 años, con un sostenido trabajo en el mundo del arte, las exposiciones y la docencia, durante los cuales nunca dejó de mirar el arte cubano.

Quedaría ilustrada sumariamente su labor en Santa Clara —donde fue muy conocido antes de serlo en el contexto mexicano— si tan solo nos remitiéramos a una información de la periodista Mercedes Rodríguez García, publicada en Vanguardia, en 1987, en la que invitaba al público a subir a una «montaña», erróneamente ubicada a 300 km de distancia, en la capital.

Como si se tratase de una nueva procesión a La Meca, esa montaña no estaba más allá del complejo cultural Abel Santamaría, sitio en el que se enclavaba el Museo Provincial con su Círculo Cultural Alejo Carpentier, en que José Luis laboró como especialista a lo largo de los pasados años 80, y donde aparecía una posibilidad de aliviar esa dolencia provinciana del desfasaje.

Cuando Leyda Quesada, entonces directora de dicha institución, le cedió una sala a aquel joven estrenado un poco antes como especialista en Literatura, encontró José Luis un sitio del cual disponer a sus anchas. Lo multiplicó en sus resonancias, lo transformó en otro espacio que destituía el viejo cliché del museo como almacén del pasado, en lo que fuera una estrategia curatorial de vanguardia y muy contemporánea desde el punto de vista de la museología.

Con toda la libertad para promocionar lo que se le antojase, en principio la elección de qué promocionar fue fundamental por parte de José Luis, pero también el aval de la necesidad. Y es cuando nos encontramos con que en las salas transitorias del Museo Provincial —esto es, recuérdese, en una provincia— estaban exponiendo en los años 80 las figuras de primera línea del arte contemporáneo cubano, en número y calidades envidiables por cualquier gran capital cultural.

Figuras entonces muy jóvenes, con el riesgo inherente a la osadía intelectual, protagonizaron los concurridos Salones de la Plástica Joven de Cuba de 1987 y 1988 ideados por José Luis; resúmenes, como ningún otro o pocos otros espacios en La Habana, de todo lo que valía y brillaba.

Junto a esos graduados del sistema de enseñanza artística, el inquieto curador continuaba rescatando con ojo severo lo mejor de la herencia territorial: aquellos dibujantes y pintores populares de Las Villas. Y alternó en estas lides los Salones de la Creación Plástica Infantil «Batalla de Santa Clara» y los sonados Telarte, muy recordados por sus fastuosos montajes en que José Luis probó su excelente tino como museógrafo.

Quizás era ya suficiente que congregara a la intelectualidad en el Museo Provincial para hablar de Carpentier, de literatura o de la documenta de Kassel. O era ya bastante más que consiguiese movilizar al público santaclareño hasta la colina del «Abel Santamaría» por tantas noches de curiosidad y furor.

Quizás era ya demasiado para una provincia, que mucho esperaba sus enjundiosos comentarios de domingo o sus polémicas en Vanguardia, y más tarde en Huella, y la única que, por pura tenacidad de José Luis Rodríguez de Armas, en primerísimo lugar, logró erigirse en un foco de relevancia para el arte cubano fuera de la capital del país. Ya solamente eso, ayer y hoy, alcanza para recordar a nuestro Chino como otro de los imprescindibles.

Tomado de la edición impresa de Vanguardia, Santa clara, 1 de mayo de 2021





La filial de escritores del Comité Provincial de la Uneac en Villa Clara, a manera de homenaje al cuentista cubano Onelio Jorge Cardoso, convoca a los narradores del país para optar por el Premio El Hilo y la Cuerda 2021. Esta Convocatoria asume los cuentos que fueron enviados el año pasado, cuya edición por la situación epidemiológica existente se suspendió, acordando asumir todas esas obras recibidas juntos a las que sean enviadas a esta nueva Convocatoria.   

Las bases sobre las que se rige este concurso son:

Podrán optar por ella todos los narradores del país, con un cuento, cuyo límite de extensión no debe exceder las 10 cuartillas.

No podrán participar los ganadores de las 6 convocatorias anteriores ni los miembros del ejecutivo de la Uneac en Villa Clara.

Los trabajos se recibirán por vía electrónica al correo: elhiloylacuerda@gmail.com <mailto:elhiloylacuerda@gmail.com>  

Las obras concursantes deben ser inéditas y se presentarán en hojas de tamaño Carta, procesadas electrónicamente en letra Times New Roman, de 12 puntos, a espacio y medio. 

El jurado, cuyo fallo será inapelable, estará integrado por tres miembros: escritores y estudiosos de reconocido prestigio, y además lo integrará un miembro ejecutivo de la filial de escritores del Comité Provincial de la Uneac, que tendrá voz, pero sin voto. 

El jurado otorgará un único premio y, en caso excepcional, una única mención, previa consulta con el comité organizador.

El autor premiado recibirá, en condición de beca de creación, el importe de $3000.00 MN, que serán entregados al ganador de manera íntegra durante el acto de premiación mediante cheque nominativo.

El Comité Provincial de la Uneac en Villa Clara se compromete a publicar en alguna de las revistas culturales de la provincia o del país el cuento premiado, y el pago de la dotación del premio no compromete los derechos de autor que correspondan por dicha publicación.

Los cuentos concursantes se identificarán con un seudónimo o lema, identificado con el seudónimo, se entregará una plica donde consten: nombre completo del autor tal y como aparece en el carné de identidad, número de identidad permanente, dirección postal, teléfono y dirección electrónica en caso de tenerla.

El plazo de admisión vence el 20 de mayo de 2021. El Comité Provincial de la Uneac no se compromete con la devolución de los originales no premiados.

La aceptación de las siguientes bases es requisito indispensable para optar por el Premio, el cual podrá ser retirado en caso de irregularidades en el cumplimiento de estas.



Entrada en “triumpho” a Roma de un general victorioso

Los romanos tenían diversas clases de homenajes para los homenajes a sus guerreros e incluso a los gladiadores. La ovatio se otorgaba a quienes obtenían un triunfo menor, como derrotar al rival en el Coliseo sin derramar sangre, o al que obtenía una victoria militar no demasiado importante.

Pero ¿por qué se llamaba ovatio? Al agraciado con este homenaje se le reconocía el derecho de entrar a Roma a caballo y de sacrificar una oveja (en latín ovis). En cambio el que alcanzaba una victoria importante, obtenía el derecho a otro homenaje que era el triumpho: podía entrar triunfalmente a la ciudad en un carro y sacrificar un toro para expresar su gratitud a los dioses.

La voz ovación parece haber entrado al castellano por vía culta en el siglo XVI. Las primeras menciones que figuran en el Corpus Diacrónico del Español corresponden al escritor y humanista español Pedro Mejía (1540):

Usávase también en Roma otra manera de rescebimiento solemne, que era menos que triumpho, a quien llamavan ovación; el qual se dava por las victorias, según dize Aulo Gelio, quando faltava alguna de las calidades que tenemos dicho que se requerían por el triumpho.

De La palabra del día, por Ricardo Soca

El Cine Club Cubanacán, fundado el 2 de noviembre de 1976, cumple 45 años de vida activa en el año 2021. Por su desempeño y logros ha sido tomado como ejemplo para el surgimiento de otros cineclubes en el país. Convertido en la avanzada del movimiento cineclubista cubano, es uno de los primeros cineclubes en integrar la Federación Nacional de Cine Clubes de Cuba.

En saludo al Aniversario 45 del Cine Club Cubanacán y a la familia Núñez‐Herrera por su aporte al movimiento cineclubista, con el patrocinio de la Federación Nacional de Cine Clubes de Cuba, el ICAIC, el Centro Provincial de Cine de Villa Clara, la UNEAC, las Direcciones de Cultura, el Gobierno y Partido en la ciudad de Santa Clara, convocan a la edición 38 del Festival de Invierno que se celebrará del 9 al 13 de noviembre de 2021.

Podrán participar todos los cineclubes del país con obras en discos DVD en formato mp4 (720p o 1080p), y únicamente las obras que van a competir.

En el evento se entregará premios por géneros (documental, ficción y animado). Además, actuación femenina y masculina, banda sonora, música original, edición, guion, fotografía, dirección, producción dirección de arte, video arte, video clip spots y premio de la popularidad.

Además, el premio especial del jurado, premio del taller teórico “Dr. Raúl Rodríguez”, premio cartel cinematográfico, premio “Rafael González” (cineclubista destacado), premio “Miguel Secades a la Obra de Toda la Vida” y Gran Premio Indio CUBANACAN a la mejor película.

Diversas instituciones del territorio entregarán premios colaterales.

Se entregará un premio único de exhibición especial (para realizadores no cineclubistas).

Este año, como nuevo formato del festival se pretende aprovechar al máximo posible las bondades y beneficios de las redes sociales, incluyéndose votaciones para los premios a la popularidad, presentaciones y debates online.

Aprovechando esta magnitud de las redes sociales se incluirá una sección nueva que abriría las puertas a creadores y emprendedores de nuestra nación. Con la entrega de un premio único a una obra que se destaque por su historia, fotografía y creatividad, con tiempo total entre 30 segundos y 1 minuto y medio.

Los participantes en dicha sección deberán ser creadores de obras inéditas realizadas TOTALMENTE en teléfonos, ajustándose a los géneros indicados y los TCP debidamente registrados con spots promocionales o de bien público a fin con sus negocios locales.

Las entregas de estas obras pueden ser presenciales en las direcciones dadas o subidas a la nube en una dirección web que se determinarían posteriormente.

El 38 Festival de Invierno propiciará el intercambio de experiencias entre cineastas a través de talleres, intervenciones especiales de especialistas, debate de películas, talleres de apreciación cinematográfica, actividades en la comunidad e intercambio con figuras del cine.

El evento teórico tendrá como temas únicos: El Cine Club CUBANACAN y su labor creadora y Experiencias de los cineclubes en cada territorio.

Los cineclubistas de cada territorio del país enviará las obras a su órgano de base y este las remitirá al presidente de la comisión organizadora del 38 Festival de Invierno. Se aceptarán dos obras por cada cine club. Debe incluir la obra que compite y ficha técnica o en caso de ponencia por email, solicitud de inscripción; giro por valor de $30.00 pesos CUP por la inscripción, todo antes del 30 de septiembre de 2021, con posterioridad a esta fecha no se admiten solicitudes.

Si el realizador no es cineclubista y desea asistir al festival debe interesarse por el valor de su hospedaje y en caso que lo solicite el precio del pasaje de regreso a su provincia con 90 días de anticipación (provincias orientales). Para las provincias occidentales se garantiza el regreso.

Los realizadores que no vayan a asistir, pero deseen participar en el Festival de Invierno deben inscribir sus obras y realizar el pago correspondiente.

La Federación Nacional de Cine Clubes de Cuba se reserva el derecho del pago a invitados.

Un jurado especializado seleccionará las obras a concursar y se exhibirán una semana antes del festival en los cines y salas de video de la ciudad.

Toda la documentación física a:

Rolando Rodríguez Esperanza

Presidente del Cine Club Cubanacán y del Comité Organizador del Festival de Invierno. Apartado 253, Santa Clara. CP 50100

Teléfonos: 42‐202959, 42‐205548, 42‐210913.

Correo‐e.: cineclubcubanacan@gmail.com

Aspectos económicos:

Lucas María Águila Aguilar

Teléfono: 42‐271781

Al mismo apartado y correo electrónico.

Las documentaciones de entregas digitales serán por registros y se darán a conocer más adelante.

Antonio Albalat

Parque Leoncio Vidal, Santa Clara, Cuba. (Foto de Eduardo J. Valdés)

Un poema sobre un banco de parque

Amada, déjame decir tu nombre
recóndito y misterioso como las aguas
que abre el círculo de la cuaresma.

Pedro Llanes Delgado

ahora que estoy en el vórtice
donde los danzantes esperan
junto al despeñadero la imagen
de la muchacha que cierra el Oráculo
de Delfos
. no mires al lebrel,
no sientas el paso de las aguas del río.
olvida el fulgor que traen
las auroras por estos recónditos parajes.
en los ojos del flechero
hay algo de culpa, como hay algo de culpa
en el corazón del espantapájaros, en su argamasa.
no te atrevas a invocar a las nereidas. el otoño
regresará sobre un banco de parque,
para borrar los recuerdos (tus recuerdos?).
amada, deja en el laurel la epifanía,
el eco que has descubierto por estas
praderas invisibles donde Dios
nos abandona entre los astros.
ahora que estoy en el vórtice,
en el círculo de la cuaresma,
donde los potros salvajes
recuerdan los adagios de la estación,
y siento cómo escurridizas luces
me penetran, y me roban las palabras.

Ποίημα πάνω σ’ ένα παγκάκι του πάρκου


Aγαπημένη, άφησέ με να πω το όνομά σου
απόκρυφο και μυστεριώδες σαν τα νερά
που ανοίγει τον κύκλο της Σαρακοστής

Πέδρο Γιάνες Δελγάδο

Τώρα που βρίσκομαι στη δίνη
όπου οι χορευτές περιμένουν
κοντά στο γκρεμό την εικόνα
της κόρης που σφραγίζει το μαντείο
των Δελφών
, μη κοιτάς το κυνηγόσκυλο
μην ακούς τη ροή του νερού στο ποτάμι.
Ξέχνα το φέγγος που φέρνουν
οι αυγές σ’ αυτά τα σκοτεινά μέρη.
Στα μάτια του τοξότη
υπάρχει κάτι από ενοχή, όπως υπάρχει κάτι από ενοχή
στην καρδιά των σκιάχτρων, στη λάσπη τους.
Μη τολμήσεις να επικαλεστείς τις Νηρηίδες. Το φθινόπωρο
θα επιστρέψει πάνω σε ένα παγκάκι του πάρκου,
για να σβήσει τις αναμνήσεις (τις αναμνήσεις σου;).
Αγαπημένη άφησε στη δάφνη τα Επιφάνεια.
Την ηχώ που έχεις ανακαλύψει σ’ αυτά
τα αόρατα λιβάδια όπου ο Θεός μας εγκαταλείπει ανάμεσα στ’ αστέρια.
Τώρα που βρίσκομαι στη δίνη, στον κύκλο της Σαρακοστής
όπου τα άγρια πουλάρια θυμούνται τα αντάτζιο της εποχής, και αισθάνομαι σα να
με διαπερνούν φευγαλέα φώτα και να μου κλέβουν τις λέξεις.

*Traducido en Atenas, Grecia, por Anna Karapa y Jaime Svart, poeta chileno. Corrección de Vassiliki Ziaka.

Los libretistas surcoreanos Bong Joon-ho y Han Jin-won, galardonados con el Oscar 2020 al mejor guión original.

Libreto es un texto que contiene los diálogos de una obra de teatro, una película, una ópera, opereta, zarzuela, ballet, etc. y contiene las indicaciones de planos, decorados, iluminación, entrada y salida de los personajes, así como sus actitudes, gestos y los decorados e iluminación.

Es sinónimo de guión y proviene de italiano libretto, diminutivo de libro.

Algunas obras fueron creadas al mismo tiempo que el libreto, pero lo más frecuente es que este sea una idea original o una adaptación libre del guionista de una creación literaria.

Antiguamente, los libretistas trabajaban en estrecha colaboración con los compositores; los italianos Arrigo Boito y Giuseppe Verdi, así como el austríaco Hugo von Hofmannsthal fueron libretistas (guionistas) del alemán Richard Strauss. En la actualidad, varios premios cinematográficos ―el Oscar entre ellos― otorgan premios diferentes para el “Mejor Guión Adaptado” y “Mejor Guión Original”.

 Nota: escribo guión con tilde porque en mi región se pronuncia en dos sílabas; es, por tanto, una palabra aguda terminada en n. El concepto de “diptongo ortográfico”, inventado por las academias para estos casos, me parece, como mínimo, inaceptable.

De La palabra del día, por Ricardo Soca